El Valls que compone la derecha

¿Por qué Ciudadanos (Cs) tentó a un exministro francés a postularse como alcalde de Barcelona?  La propuesta de Albert Rivera ha suscitado la atención debido a que Manuel Valls ocupó altos cargos en el gobierno francés y es diputado de la Asamblea Nacional. Igualmente, estaría habilitado a ser candidato ya que nació en Barcelona y posee doble nacionalidad española- francesa.

Aunque aparece en eventos públicos como si estuviera en campaña electoral, aún no dio a conocer su decisión final. A continuación, expresaremos nuestra opinión al respecto de la candidatura, partiendo de publicar el aporte de Daniel Petri de La Commune, organización francesa integrante de Anticapitalistas en Red:

“No, Valls, el mercenario de la política, ¡no es catalán!

Conocemos a este señor Valls, uno de esos hombres que nunca ha trabajado y que, a la edad de 20 años, se casó con la carrera política en el Partido Socialista, cuyo nombre ya quería cambiar porque este joven no tenía conexión, ni cerca ni lejos, con el socialismo. Había ganado un punto de apoyo en la Liga Francesa de Derechos Humanos.

Como primer ministro (2014 a 2017), Valls ha dado sus golpes contra los derechos sociales fundamentales mediante la violencia policial y los procedimientos contra sindicalistas y estudiantes de secundaria: penas de prisión, apoyo a los despidos y suspensión de derechos humanos bajo el pretexto de los ataques.

En ese momento, la Liga de los Derechos Humanos había protestado contra la extradición al estado español de refugiados vascos vinculados a ETA. Valls abandonó inmediatamente la Liga de los Derechos Humanos, en solidaridad con la Monarquía castellana, contra el derecho de los pueblos a la autodeterminación.

Más tarde, cuando llegó a la madurez de edad, golpeó contra el pueblo palestino. Fue uno de los partidarios más extremos al acusar de antisemitas a las mujeres y los hombres que apoyaban la causa palestina. Valls es un hombre que nunca escondió su ira, dirigida contra los musulmanes practicantes y contra los rumanos que, según él, «no tienen la vocación de quedarse en Francia».

Durante los cinco años del reinado de François Hollande, explotó los crímenes terroristas como un carroñero. Esto no le impide justificar la venta de armas a Arabia Saudita, que es bien conocida por el comercio del «Estado Islámico» y la guerra terrorista masiva que los príncipes sauditas tienen contra Yemen.

Como primer ministro (2014 a 2017), Valls ha dado sus golpes contra los derechos sociales fundamentales mediante la violencia policial y los procedimientos contra sindicalistas y estudiantes de secundaria: penas de prisión, apoyo a los despidos y suspensión de derechos humanos bajo el pretexto de los ataques.

Valls defiende al régimen monárquico-parlamentario y la integridad del Reino, sincroniza con el perfil de Cs.

Participó muy activamente en todas las operaciones destinadas a liquidar al Partido Socialista y, luego de ser eliminado de las elecciones primarias socialistas, no pudo presentarse a las presidenciales. Inmediatamente donó su persona a Macron. Desafortunadamente para él, Macron no estaba interesado. Siempre tratando de ubicarse, de repente recuerda que es catalán y muy conservador. Incluso podría volverse católico nuevamente.

Aventurero sin aventura, personaje odioso y cobarde. Duro con los «débiles» y débil con los «fuertes», Valls es un personaje sórdido e inescrupuloso. En la próxima primavera, tendremos muchas oportunidades para recordar quién es realmente, en los detalles de sus acciones y cuán ignorante es de la existencia de hombres y mujeres. Valls, no pasarán!”

Cs recurre a Valls para intentar quedarse con el Ayuntamiento de la Ciudad Condal en el 2019. Como Inés Arrimadas fue quien más votos sacó el 21-D y no se postulará como alcaldesa, evalúan que tienen chances de ganar las próximas elecciones. Es una jugada a dos bandas. Por un lado, para evitar la reelección de Ada Colau (En Común Podemos) y por otro, para cerrarle el camino a cualquier variante independentista. Valls defiende al régimen y la integridad del Reino, sincroniza con el perfil de Cs.

Se presente o no, es fundamental construir una nueva alternativa política de izquierda, con un programa anticapitalista, integrada por la CUP, CDRs, independientes, colectivos feministas y de inmigrantes, asociaciones sociales y culturales. En definitiva, abierta a todxs lxs que luchen consecuentemente contra las variantes opresoras y patronales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *