Grecia: Syriza perdió el gobierno

El 7 de julio se celebraron las elecciones nacionales en Grecia y tuvimos un cambio en el gobierno.  Ya que el partido de derecha tradicional Nueva Democracia regresó al poder con casi el 40% de los votos, formando un gobierno de partido único. SYRIZA quedó en segundo lugar con el 32%, pagando el precio político de los memorandos y el acuerdo sobre el nombre de Macedonia. Vemos el retorno del sistema bipartidista, ya que SYRIZA intentará asumir el rol de la socialdemocracia, reemplazando al PASOK como el segundo pilar del sistema.

El Movimiento por el Cambio, la coalición que lidera el PAOSK recibió un 8%, el Partido Comunista (KKE) se mantuvo estable con un 5,3%. Un nuevo partido populista de extrema derecha, Solución Griega, que surgió en las elecciones europeas y se asemeja a las formaciones de Salvini en Italia y Orban en Hungría, ingresó al parlamento con un 3,7%. El partido de Varoufakis también ingresó con un 3,5%.

Así es que el próximo parlamento se conformará de 6 partidos. Por primera vez después de 2012, el gobierno lo formará un partido en lugar de una coalición, lo que significa una mayor estabilidad para los futuros ataques contra los derechos de los trabajadores y los derechos democráticos.

Un aspecto positivo de estas elecciones es que el partido neonazi Amanecer Dorado no pudo ingresar al parlamento. Recibió un 2,9%, quedando por debajo del piso del 3%. Sin duda, esto es importante para su imagen, pero no debe conducir a la falta de preocupación por el fenómeno.
La izquierda anticapitalista no tuvo un buen desempeño. ANTARSYA recibió solo un 0,4% y otras organizaciones independientes aún menos. Aunque los revolucionarios no podemos ser electoralistas, las elecciones pueden proporcionar algunas conclusiones para la lucha de clases, a través de una imagen distorsionada. El gobierno de partido único muestra la necesidad de estabilidad que tiene el sistema, para que el crecimiento financiero venga acompañado de privatizaciones y ataques a los derechos sociales.

Hemos experimentado gobiernos de derecha antes, la decepción no debe ser absoluta. La crisis financiera que se avecina cambiará las condiciones una vez más y depende de los trabajadores, los jóvenes, los refugiados, las mujeres y todos los explotados repeler los ataques y también llevarlo un paso más allá.

La izquierda anticapitalista está desorganizada y están surgiendo muchas iniciativas, unas más reformistas, otras centristas y otras revolucionarias. La izquierda anticapitalista en Grecia debe conectarse con la base del movimiento, los trabajadores, los refugiados, etc. y crear conexiones permanentes de acuerdo a sus necesidades si realmente queremos brindar una alternativa revolucionaria y poner fin al círculo vicioso de los cambios de partido en el gobierno.

Los revolucionarios deben responder a las demandas del período histórico en lugar de luchar entre sí. Habrá peleas importantes en el próximo período y solo una fuerte izquierda anticapitalista puede brindarle a la clase trabajadora la brújula que precisa.

Dimitris Krassas

Liga Internacional Socialista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *