Brasil: la CSP – Conlutas eligió su nueva conducción

En la reunión de San Pablo, entrevistamos a una de las dirigentes de la Coordinación Nacional de CSP-Conlutas.   Silvia Leticia es maestra, coordinadora general del Sindicato de Trabajadores de la Educación en el Estado de Pará (SINTEPP – BELÉM / PA), de la nueva Secretaría Ejecutiva Nacional (SEN) de la CSP Conlutas y líder de Lucha Socialista y Unidos Para Luchar.

Silvia, contanos cómo se gestó y qué inserción tiene CONLUTAS en el movimiento obrero brasileiro?

SL: La Central Sindical y Popular CONLUTAS nació de una ruptura política y sindical con la CUT (Central Única dos Trabalhadores) dirigida principalmente por la organización política del ex presidente Lula. Al asumir en 2003 la presidencia de la república, Lula y el PT comenzó a aplicar medidas de ajuste fiscal para beneficiar a los banqueros y el agronegocio, atacando los derechos de los trabajadores. Una de estas medidas fue la reforma de las jubilaciones que puso fin a la igualdad de ingresos entre trabajadores públicos y los jubilados del mismo sector. La CUT además de apoyar este ataque a los derechos de los funcionarios públicos, también apoyó el fin de la estabilidad laboral de este sector. Para enfrentar esta situación, ya que la CUT se negó a movilizar, varios sindicatos y federaciones organizaron el Foro Nacional de Luchas contra las reformas del gobierno del PT. La organización de este foro se extendió a todos los estados brasileños y de ahí surgió la Coordinación Nacional de Luchas (Conlutas). En 2010, surgió la CSP Conlutas (Central Sindical y Popular).

En sus primeros años de existencia, la CSP-Conlutas fue un polo muy atractivo para nuclear y organizar al sindicalismo combativo y antiburocrático brasileño, buscó desde su origen organizar no solamente sindicatos de empleados públicos, sino que también tomó la iniciativa en el ámbito privado, oposiciones sindicales, minorías en juntas sindicales, y además en movimientos contra la opresión y en la juventud. Sin embargo debido a la política de la dirección (PSTU / LIT) de imponer una orientación política antidemocrática en los últimos años ha causado que la Central se paralice, pierda iniciativas y cometa errores importantes como en la última lucha contra la reforma de jubilaciones del gobierno de Bolsonaro.

Qué balance hace del último congreso y la reunión de la coordinación que acaba de concluir?

SL: La pérdida de oportunidades políticas y el balance crítico que varios sindicatos hicieron de la dirección de la CSP-Conlutas en el último Congreso estuvieron centrados justamente en lo mala que fue la forma que la dirección de la central tomó para encarar la lucha contra la reforma de jubilaciones de Bolsonaro. En vez de priorizar la organización de las bases en cada sector, con una fuerte denuncia al gobierno y explicando que si fuésemos a la lucha se podría derrotar al gobierno, nuestra central se dejó llevar por la organización, a partir de la CUT, del foro de centrales sindicales, cuyo objetivo central fue la de hacer enmiendas al proyecto del gobierno en el Congreso Nacional. Esta política burocrática llevó al gobierno a aprobar la reforma de jubilaciones en el Congreso Nacional sin siquiera una movilización callejera o huelga general el día de su votación.

Sin embargo, atribuir solo a la dirección mayoritaria de CSP – Conlutas (PSTU) todo este desarme sería un gran error. Así como ocurre en gran parte de la izquierda mundial, dentro de la central se organizó toda una corriente política derrotista, que dirigida por la agrupación política y sindical Resistência (ruptura del PSTU) poco ayudó para enfrentar esta política de la central. Esta corriente tiene como análisis que existe una ola conservadora en el mundo, que el gobierno de Bolsonaro es bonapartista y que su victoria produjo un cambio en la situación política brasileña desfavorable a la lucha de los trabajadores, lo cual es una gran equivocación. Este sector escéptico y derrotista tiene como línea el abandono completo de la disputa de direcciones en el movimiento de masas en el país, su orientación central es la construcción de frentes únicos con la burocracia sindical. Sucede que la burocracia sindical en nuestro país, como todas las burocracias sindicales del mundo, no quiere movilizar a los trabajadores, alimenta la ilusión en el movimiento de masas de que en las elecciones presidenciales de 2020 volverá al mando del país a través del ex. Presidente Lula, y en el caso de su impedimento legal, con alguien que defienda sus intereses de burocracia sindical.
Por lo tanto, la hegemonía burocrática y el escepticismo derrotista se han convertido en caras de la misma moneda, esto abrió una crisis muy grande por la disputa del pequeño aparato de la CSP – Conlutas, generando que sectores no alineados con estas dos corrientes se alejen. En el último congreso de la central se votaron importantes resoluciones políticas tales como: la lucha contra el ajuste fiscal del gobierno, la denuncia de la enorme crisis social que afecta a nuestro país, la denuncia de la corrupción, el apoyo a las luchas de los pueblos originarios y poblaciones tradicionales y defensa del medio ambiente, mujeres, negros, LGBTHI. También se votó la construcción de un encuentro nacional de la clase trabajadora para el 2020 para organizar la lucha contra el gobierno y los patrones.
Sin embargo, hasta ahora estas medidas han sido un saludo a la bandera, porque estamos paralizados sin campañas políticas, esto en medio de huelgas importantes como la de los trabajadores petroleros, el ya anunciado paro de los correos y de la educación nacional para el mes de marzo. No tenemos afiches, folletos o una agenda para asambleas en los sectores que ayuden a impulsar este calendario con mucha fuerza. La reunión de la Coordinación Nacional de la Central que tuvo lugar entre el 14 y el 16 de febrero, fue la reproducción a menor escala de esta disputa, se reafirmaron prácticamente todas las resoluciones aprobadas en el último Congreso de la CSP – Conlutas, pero aún estamos paralizados políticamente y con falta de iniciativas.

Vuestra Chapa se transformo en la segunda fuerza de la Central, a que se debe este crecimiento?

SL: En base a estas críticas, la tendencia sindical de la cual soy parte, UNIDOS PARA LUCHAR, que es organizada por militantes de Luta Socialista/PSOL y activistas sindicales independientes, definió hacer la propuesta de construir un polo político y sindical independiente a la hegemonía del PSTU y también del derrotismo y escepticismo de la corriente Resistencia. Nuestra propuesta fue la de construir una alternativa de dirección interna en las instancias de dirección de la Central y se sumaron a la misma los compañeros/as de tres organizaciones más: el Movimiento Esquerda Socialista (MES), Liberdade e Revolução Popular (LRP) y Ação Popular Socialista (APS), todas organizaciones políticas del PSOL. Fuimos la segunda lista más votada entre las cuatro (4) que se presentaron, convirtiéndonos así en la segunda fuerza política de la central. Luta Socialista / Unidos Pra Lutar duplicará su presencia de la Secretaría Ejecutiva Nacional de CSP Conlutas. Batallaremos juntos con los compañeros que conformamos la lista CSP – Conlutas Autónoma y Democrática para que la misma sea de hecho un polo político activo de intervención en la lucha de clases, buscando en todos los espacios dinamizar y fortalecer la Central como dirección alternativa para el movimiento sindical brasileño.

Cuales son las propuestas de Unidos para luchar para Conlutas y para la disputa en el MO obrero?

SL: En primer lugar, construir un amplio proceso de movilización, unificación de las luchas en perspectiva de un paro general contra el gobierno de Bolsonaro / Mourão. Contra las medidas de ajuste fiscal, por un aumento general de los salarios, reducción de la jornada de trabajo sin reducir salarios (trabajar menos para que todos trabajen), Piso de Salario Nacional del DIEESE (1) para todas las categorías de trabajadores/as, Congelamiento de las tarifas de electricidad, teléfonos, agua, transporte urbano, internet, productos de la canasta básica de alimentos, etc. En Segundo termino, queremos ayudar a la organización de un gran encuentro nacional de la clase trabajadora que permita unificar desde las bases de cada uno de los sectores de los trabajadores brasileños, de la ciudad y del campo, con la perspectiva de construir un plan unificado de lucha y un programa que ponga al país en ruptura con el imperialismo, el FMI y al servicio de los trabajadores y los pobres.

(1) DIEESE – Departamento Interunión de Estadística y Estudios Socioeconómicos, es un órgano responsable de asistir al movimiento sindical y social brasileño en campañas salariales a diferencia de los organismos oficiales del gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *