1° de mayo 2020 – Declaración de la LIS

A lxs trabajadores y la juventud del mundo

Cuando comenzó 2020, se esperaba que el sistema capitalista se viera arrastrado a una nueva crisis económica, como continuación de la gran crisis de 2008. Lo inesperado fue la pandemia de coronavirus, que ya dejó cientos de miles de muertes y paralizó la economía capitalista al crear un largo efecto de huelga general a nivel mundial. Lo que sucedió en este proceso ha demostrado sorprendentemente que el capitalismo es un sistema podrido e irracional.

Los gobiernos capitalistas primero ocultaron esta epidemia, y luego trataron de trivializarla… porque el mercado capitalista tiene que funcionar. Si bien la pandemia requiere planificación y coordinación internacional, esto nunca ha sido posible en un mundo dividido por la competencia imperialista y los Estados nacionales. Los científicos han estado advirtiendo sobre tal epidemia durante años, pero el sistema capitalista no tomó las medidas necesarias y, como resultado, no estuvo completamente preparado. El sistema se ha centrado en la salud del mercado capitalista en lugar de priorizar la salud y las necesidades de miles de millones de trabajadores contra la pandemia. Para este sistema, por supuesto, la vida de los trabajadores no tiene importancia frente a las ganancias de las empresas y la riqueza de los capitalistas. En este sistema, los ciudadanos son vistos como clientes, el sistema de salud pública se derrumba, la seguridad social se comercializa, los recursos obtenidos de los trabajadores se transfieren a compañías de seguros privadas, hospitales privados y compañías farmacéuticas… Vimos las consecuencias más dolorosas de esto en Estados Unidos, Italia, Francia y Gran Bretaña. Los países capitalistas más ricos se han derrumbado ante la epidemia. Faltaban las necesarias unidades de cuidados intensivos, equipos de salud básicos, dispositivos para salvar vidas, como ventiladores. También faltaban suficientes trabajadores de salud, que se vieron obligados a trabajar en esas condiciones no preparadas y miles de ellos han perdido la vida en todo el mundo.

La crisis de salud pública que desenmascaró el fracaso del capitalismo se convirtió inmediatamente en una gran crisis económica. Cientos de millones de trabajadores han perdido sus empleos, y cientos de millones más han sido empujados por debajo del umbral del hambre y la pobreza. Pero los capitalistas continúan enriqueciéndose, incluso en este proceso. El CEO de Amazon Jeff Bezos, la persona más rica del mundo, sumó $24 mil millones a su fortuna en este proceso. Las acciones de la compañía, que se benefició de los billones de dólares que fueron inyectados en el mercado y se gastarán en gran medida en la especulación, ya han compensado las pérdidas en el mercado de valores. Esto revela la naturaleza parasitaria de los capitalistas y cómo tienen intereses distintos a los del resto del mundo.

Los gobiernos han destinado billones de dólares a salvar empresas hundidas, como en la gran crisis de 2008. Según la propaganda burguesa, las empresas deberían salvarse para que los trabajadores sean salvados. En otras palabras, las empresas deberían sobrevivir para que algunos de los empleados continúen teniendo trabajos. Entonces la prioridad siempre son los capitalistas. Los trabajadores, por otro lado, tienen que trabajar más y llevarse bien con el jefe para evitar ser despedidos. Aún así, aquellos que perderán su trabajo tendrán que cuidarse a sí mismos. Entonces, ¿qué sucede con las ruinas de estas compañías hundidas? Se pretende que los trabajadores las carguen. Más impuestos, más trabajo, recortes sociales y, por lo tanto, la transferencia de recursos a los capitalistas continuará. En otras palabras, quieren que los trabajadores se empobrezcan y que los capitalistas se enriquezcan.

La crisis de 2008 empobreció a la clase trabajadora y exacerbó la lucha de clases. El Movimiento Occupy, la Revolución de Tahrir, el Levantamiento de Gezi, las grandes luchas de la clase trabajadora en Grecia, Francia y América Latina, y muchos lugares más se configuraron como producto del proceso. Pero la reacción también se manifestó en este proceso a través de guerras civiles, intervenciones imperialistas, movimientos fascistas en ascenso y gobiernos populistas de derecha como el de Trump.

En 2020, enfrentamos una crisis económica mucho más profunda que en 2008. Los resultados pueden ser igual de graves. Para superar este difícil proceso, la reacción capitalista tendrá diversos planes para dividir a las clases trabajadoras, evitar el desarrollo de la conciencia de clase y debilitar las luchas. Pero la prioridad estará en el enfrentamiento de las clases trabajadoras con los gobiernos capitalistas.

En Estados Unidos y Gran Bretaña, que marcan tendencias decisivas en sus metrópolis, las alternativas neo-reformistas de Sanders y Corbyn han caído ante los intensos esfuerzos de la burguesía. Esto significa llamar a los trabajadores a las calles y a la huelga. Si bien la pandemia aún no se ha desacelerado, los trabajadores y activistas en el Líbano han salido nuevamente a las calles. No olvidemos que 2019 fue un año en el que estalló la lucha de clases en muchos países, desde Irán, Chile y Francia hasta el Líbano. Entonces tenemos que estar preparados para los próximos grandes desafíos como trabajadores y jóvenes con consciencia de la clase. Es posible deshacernos de la barbarie capitalista. Tenemos que organizarnos para esto. Es vital que apoyemos los estallidos sociales espontáneos en una perspectiva socialista. Necesitamos poder transmitir a millones que nuestros problemas provienen del funcionamiento capitalista en su conjunto. Si podemos lograr esto, el futuro será nuestro. En línea con esta perspectiva, invitamos a todos los trabajadores y jóvenes a contactar y unirse a la LIS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *