Australia: la democracia es esencial

Presentamos la declaración de la campaña “La democracia es esencial”, impulsada por compañeros/ar de Socialist Alternative de Australia. 

Esta campaña busca enfrentar las restricciones a la protesta social impuestas por el gobierno de Nueva Gales del Sur, estado donde se encuentra la ciudad de Sídney. Surge como respuesta a una escalada de hechos de intervención policial contra las movilizaciones sociales y políticas. En estos hechos se han producido arrestos, incluyendo a camaradas de Socialist Alternative. Llamamos a llevar adelante la más amplia solidaridad con los compañeres, adhiriendo a la declaración con la firma de representantes de organizaciones políticas, de derechos humanos, legisladores o representaciones sindicales, estudiantiles y de movimientos sociales.

La democracia es esencial – Declaración abierta

Que se restaure el derecho a la protesta en Nueva Gales del Sur. La democracia es esencial.

Hacemos un llamado para que se otorgue una excepción al ordenamiento de Salud Pública de Nueva Gales del Sur para las reuniones de protesta.

Las protestas han sido efectivamente prohibidas, por tiempo indefinido, en Nueva Gales del Sur. Esta es la situación tal como está actualmente, luego de la reciente interpretación y aplicación de las restricciones de COVID-19 por parte de la Policía de Nueva Gales del Sur. Cualquier reunión pública de más de 20 personas, con el “propósito común” de protestar, sin importar cuán alejados estén los participantes o el tamaño del área, se considera ilegal. La represión comenzó en serio con la manifestación Black Lives Matter el 28 de julio, en la que se detuvieron a 5 personas y la policía dispersó la protesta antes de que pudiera comenzar. Continuó con las 2 detenciones en una manifestación estudiantil en la Universidad de Sydney contra los despidos el 31 de julio, y nuevamente en otra manifestación en la Universidad de Sydney contra los despidos y el aumento de los aranceles de educación el 28 de agosto, en la que 10 personas fueron detenidas. Todos los arrestados recibieron multas de $1,000 y los participantes en la manifestación más reciente informaron que la policía tenía listas de activistas conocidos a los que atacar y amenazaban con acusar a las personas de múltiples delitos. La pena máxima que se puede aplicar es una multa de $11,000 y 6 meses de prisión. Para todos aquellos que valoran los derechos democráticos, esta situación es indignante e intolerable.

La represión de las protestas no puede justificarse por motivos legítimos de salud. Nosotros, junto con la mayoría de los australianos, apoyamos las diversas restricciones y cuarentena que se han implementado en los últimos meses para controlar la propagación del mortal Coronavirus. De hecho, muchos de nosotros hemos argumentado que se deberían profundizar. Pero hasta el momento, se ha elegido como blanco a las protestas de manera absurda e hipócrita. En Nueva Gales del Sur ahora se permite que hasta 10,000 asistan a los partidos de la NRL y 50 personas en un solo palco corporativo. 300 pueden estar en un casino, pub o restaurante. Las escuelas no están cerradas. Miles de personas vuelven a acudir en masa a las playas. 500 personas pueden asistir a eventos deportivos comunitarios. Y, sin embargo, una manifestación con 21 participantes, socialmente distanciados y con máscaras, se considera ilegal.

Además, no se ha producido ni un solo caso documentado de propagación del coronavirus en una protesta en Australia. Ahora sabemos que las actividades al aire libre, combinadas con el uso de máscaras, son una de las cosas más seguras que se pueden hacer, y estamos comprometidos a organizar protestas de la manera más segura posible. El virus se está propagando de forma abrumadora en entornos cerrados e interiores.

Algunos dicen que las protestas deben paralizarse por el momento, dado el peligro del COVID-19. El problema con esto es doble. En primer lugar, no sabemos cuánto tiempo podría durar esta prohibición de protestas. Si es posible desarrollar una vacuna, aún podrían faltar 12 o 18 meses. El número de casos en Nueva Gales del Sur es actualmente muy bajo y, sin embargo, esta prohibición está vigente. No estamos dispuestos a aceptar una prohibición de las protestas durante un período tan largo e indeterminado.

En segundo lugar, las injusticias y las causas urgentes por las que protestamos no han sido puestas en pausa. Continúan las muertes de personas Negras bajo custodia y el racismo en el sistema de justicia penal. Se sigue encarcelando a refugiados en Nauru y en hoteles urbanos. La catástrofe climática continúa, con el gobierno de Morrison dando luz verde a una expansión aún mayor de la industria de los combustibles fósiles. La clase trabajadora enfrenta una crisis sin precedentes de despidos masivos, desempleo y ataques a los salarios y las condiciones en los próximos meses. Necesitamos el derecho a protestar más que nunca.

Por lo tanto, exigimos que las protestas estén exentas de la Orden de Salud Pública de Nueva Gales del Sur (Restricciones de COVID-19 a la Reunión y el Movimiento), a fin de preservar nuestros derechos democráticos. Este sería un paso increíblemente fácil para el gobierno de Nueva Gales del Sur. Ya han otorgado exenciones a las estaciones de esquí, embarcaciones de recreo, lugares de culto y asociaciones de netball.

Pedimos el fin de la vigilancia excesiva de las manifestaciones por parte de la policía de Nueva Gales del Sur y el fin del uso de órdenes de movimiento para disolver las reuniones públicas.

Puede firmar aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *