Chile sigue despierto

En caravanas, un auto tras de otro, en la micro, caminando, Chile sigue despierto y llegó masivamente a la Plaza de la Dignidad. Llegamos a nuestra plaza para dejar en claro que nunca nos fuimos, que la pandemia nos puso en stand by, pero nunca nos fuimos.

Desde el domingo temprano, desde los balcones y las ventanas se veían las caravanas de autos marchando hacía la Dignidad. Un año desde la revolución y el pueblo sabe de que se trata, ninguno de los problemas planteados se ha resuelto, todo lo contrario, se han profundizado. Por eso el pueblo se moviliza para recuperar las calles.

Las calles mandan

Apenas a una semana del plebiscito estamos protagonizando un nuevo hecho histórico, para que quede claro donde se encuentra la fuerza, la potencia de este pueblo que está de pie a pesar de la pandemia, a pesar de los pactos, a pesar de todo.

Quienes solo se contentan con hablar de lo posible se dedicaron días enteros a proponer “precaución”, “cuidado”, “no se movilicen”. Como siempre trabajan para que la fuerza de nuestro pueblo no se exprese, para esquivar esta fecha tan importante y depositarla en el plebiscito. Pero no, no se pueden adelantar los tiempos y no hay plebiscito sin revolución, y hoy era nuestro día.

Volvimos a tomar las calles para recordarles a aquellos que quisieron pactar que tenemos claro por que pelemos, que no nos conforma lo “posible” que estamos dispuestos y dispuestas a ir por todo, porque todo es posible. Por eso sacamos de la plaza a quienes pretenden usar nuestra lucha para repetir viejas derrotas, por eso las nuevas banderas no fueron cuestionadas y flamearon junto con las del pueblo.

Las calles mandan, no esperan el permiso del reformismo ni los candidatos, suenan en las plazas de todo el país con la potencia de los cambios que no tienen vuelta atrás.

La semana definitiva

Enfrentamos la represión, recuperamos las plazas, solo nos falta sostener en alto el programa de la revolución, sostener las banderas del apruebo, pero con la claridad de saber que tenemos que fortalecer nuestro reclamo para dar vuelta todo, mucho más allá de lo electoral.

Retomar el rumbo de octubre y transformar la vida tal y como la conocemos. Para eso tenemos que botar a Piñera, tenemos que terminar con los pacos, tenemos que derrumbar los 2/3 y construir algo nuevo, anticapitalita. Sobran las fuerzas, necesitamos más organización, te invitamos a que te sumes al movimiento anticapitalista para hacerlo juntes.


Compartimos la edición N° 5 de Alternativa Anticapitalista, el periódico del Movimiento Anticapitalista, sección chilena de la LIS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *