Silencios elocuentes. La izquierda y las elecciones imperiales

Reproducimos el siguiente artículo escrito por nuestro compañero Luis Meiners y publicado originalmente en Tempest como contribución a los debates sobre táctica y estrategia de la izquierda frente a las elecciones en EEUU.

A medida que se acercan las elecciones presidenciales, las cuestiones de táctica y estrategia electoral han dominado los debates dentro de la izquierda estadounidense. Una revisión de los argumentos desarrollados por aquellos socialistas que llaman a votar por Biden muestra que la mayoría gira en torno al carácter excepcional de esta elección y se centran en la amenaza del impulso autoritario de Trump, con referencias marginales al tema del imperialismo estadounidense.

Hay tres tácticas comunes a la mayoría de estos argumentos que circulan, utilizadas para abordar la cuestión del papel de Estados Unidos como la potencia imperial y militar dominante. A menudo, la cuestión del imperialismo estadounidense y la gestión del estado imperial simplemente quedan fuera de la ecuación por completo. Alternativamente, aparece simplemente como una referencia al pasar en medio de los clásicos argumentos a favor del mal menor. La tercera táctica, que se aborda al final de este artículo, busca mitigar el “mal” indiscutible de Biden colocándolo del lado de la democracia contra el autoritarismo.

Portada del articulo en la web Tempest

En el primer y más común enfoque, el tema del imperialismo no se aborda en absoluto y, es, por lo tanto, una ausencia total. Ejemplo de esto es el artículo de opinión de la editora de NationKatrina vanden Heuvel, la semana pasada en el Washington PostNation también publicó un artículo firmado por docenas de ex miembros de Estudiantes por una sociedad democrática de mediados de la década de 1960, que guardaba igual silencio. En la misma línea, el ex radical del “Nuevo Movimiento Comunista” Max Elbaum apenas aborda el tema, excepto para calmar las preocupaciones basadas en una afirmación sin fundamento de que se está produciendo un “giro” hacia la izquierda en torno a cuestiones de política exterior. Y más allá de una referencia de pasada a la política nuclear de Trump, una carta en ZNet firmada por «55 radicales» que pide votar por Biden y luego luchar contra Biden, no contiene una evaluación del papel del imperialismo estadounidense en el mundo. De la generación actual de la «nueva nueva izquierda», una carta más indirecta en apoyo al voto por Biden de los miembros actuales de la dirección del DSA permanece igualmente en silencio.

La segunda táctica implica un reconocimiento pasajero de la “maldad” de Biden, incluida su complicidad en la administración del imperio estadounidense, pero tiene muy poco en cuenta la cuestión en el balance global. En este sentido, el editor de New PoliticsDan LaBotz, al explicar por qué firmó la carta de ZNet, reconoce que Biden es «repugnante» y que el Partido Demócrata sigue siendo un «partido imperialista», pero hace poco para abordar lo que significa para la izquierda y sus perspectivas antiimperialistas y anti-guerra, apoyar a este candidato y a este partido. Stephen Shalom y Barbara Ransby hacen similares llamados explícitos a elegir el mal menor en sus respectivos articulos, pero con las mismas omisiones.

El imperio en sus mentes

La relativa ausencia de este aspecto de la discusión en la izquierda socialista contrasta con la aguda conciencia de la clase dominante sobre la importancia de este tema. Un ejemplo reciente es la editorial del New York Times titulada «End Our National Crisis» (Poner fin a nuestra crisis nacional). Este portavoz del establishment presenta un caso claro de por qué considera a Trump como «un hombre indigno del cargo que ocupa»: «El ruinoso mandato de Trump ya ha dañado gravemente a Estados Unidos en casa y en todo el mundo … Hemos criticado su vandalismo del consenso de posguerra, un sistema de alianzas y relaciones en todo el mundo que costó muchas vidas establecer y mantener «.

Biden abordó este mismo tema en su discurso de aceptación en la noche de clausura de la convención del Partido Demócrata. En la misma línea, más de 70 altos funcionarios de Seguridad Nacional publicaron una carta en la que expresaron su preocupación por «la seguridad de la nación y su posición en el mundo bajo el liderazgo de Donald Trump» y expresaron su convicción de que «Joe Biden tiene el carácter, la experiencia y el temperamento para liderar esta nación. Creemos que restaurará la dignidad de la presidencia, unirá a los estadounidenses, reafirmará el papel de Estados Unidos como líder mundial e inspirará a nuestra nación a vivir de acuerdo con sus ideales ”.Esta declaración ahora ha sido firmada por otros 60 altos funcionarios, todos ellos sirvieron bajo administraciones republicanas.

La creciente crisis del orden mundial neoliberal y el contexto de crecientes rivalidades interimperialistas proporcionan el telón de fondo de las preocupaciones del establishment. La cuestión del imperialismo estadounidense y su orientación estratégica debería tener al menos el mismo peso en las preocupaciones de la izquierda estadounidense que obviamente tiene para la clase dominante. De hecho, gran parte del creciente apoyo que Biden ha obtenido tanto de Wall Street como del aparato estatal está relacionado precisamente con esta cuestión. La política de la restauración imperial está en juego.

Del mundo unipolar a las tensiones interimperialistas

Una rápida revisión de la dinámica del imperialismo estadounidense en las últimas décadas ilustra los desafíos del momento actual. Con el final de la Guerra Fría y el colapso de la Unión Soviética, el orden mundial posterior a la Segunda Guerra Mundial se derrumbó. El imperialismo estadounidense buscó reorganizar el sistema mundial para establecer una nueva base para su hegemonía. Esto significó tanto actuar como gendarme global como incorporar a los estados al marco internacional de instituciones y acuerdos comerciales que se habían construido para tal fin. Así surgió el “consenso de Washington”, una estrategia con la que ambos partidos capitalistas de Estados Unidos estaban totalmente comprometidos.

Los acontecimientos probarían que un nuevo orden mundial unipolar no era fácil de establecer ni de mantener. El colapso del orden mundial de la posguerra significó que el imperialismo estadounidense quedó solo a la cabeza de los esfuerzos para controlar y resolver los conflictos y contradicciones que surgieron. A pesar de los intentos de rehabilitar un imperialismo “humanitario” en Irak, en 1992, y los Balcanes a lo largo de la década, hubo un aumento en la lucha de clases con movimientos de masas contra la globalización neoliberal y las instituciones de la hegemonía estadounidense desde Seattle hasta Génova. Al final de la década de 1990 y principios de los 2000 una serie de rebeliones en América Latina sacudió a varios gobiernos respaldados por EEUU, y golpeó al proyecto imperial de hegemonía en la región que Estados Unidos sostenía hace décadas.

Bajo George W. Bush, el imperialismo estadounidense intentó consolidar su hegemonía reforzando el control sobre Oriente Medio. La estrategia preveía guerras rápidas y cambios de régimen en Afganistán e Irak, aprovechando la oportunidad posterior al 11 de septiembre para justificar un mayor militarismo. Estos, a su vez, servirían como plataforma para un mayor control sobre la región y sus recursos estratégicos. Esta ofensiva en el Medio Oriente condujo a casi dos décadas de guerras aparentemente interminables y al debilitamiento de la posición geopolítica de Estados Unidos.

Pero el principal cambio en el campo de juego global vendría del ascenso de China hacia una potencia global e imperial. De hecho, la cuestión de China ocupaba un lugar destacado en las motivaciones del gobierno de Bush para invadir Irak y Afganistán. Mientras Estados Unidos enfrentaba crecientes dificultades en la primera década del milenio, acentuadas por la crisis de 2008, China avanzó y consolidó su posición internacional, convirtiéndose en el principal socio comercial de gran parte del mundo y en una fuente cada vez más importante de inversión extranjera directa. La iniciativa de la «Ruta de la Seda» es el ejemplo más ambicioso del nuevo papel de China en la economía mundial.

El desarrollo de China hacia una importante economía capitalista y potencia imperialista no está exento de contradicciones. Si bien su enorme superávit comercial le ha permitido acumular reservas masivas, enfrenta problemas estructurales de sobreacumulación y sobreproducción que una economía mundial deprimida y pandémica solo acentuará. Las contradicciones subyacentes de su economía alimentan la necesidad de su expansión en el extranjero. Esto ha puesto en marcha la dinámica del conflicto interimperialista a escala global.

El “giro hacia Asia” de Obama fue una respuesta a esta situación. Implicó cambiar tanto el enfoque diplomático como los recursos militares hacia el esfuerzo de aislar y contener al rival imperialista emergente. Sin embargo, este cambio no se logró con éxito.

La «hegemonía antiliberal» de Trump

Este era el contexto en el que Trump llegó al poder, basado en parte en sus desafíos abiertos al consenso bipartidista sobre el uso del poder militar estadounidense en el exterior y prometiendo «drenar el pantano» del establishment. A lo largo de su presidencia, ha habido varios momentos de abierta colisión con el establishment en materia de política exterior: las polémicas sobre la retirada de tropas de Siria, sobre la relación con la OTAN, la renuncia de James Mattis como secretario de Defensa, entre otros. El unilateralismo de Trump y el socavamiento del sistema tradicional de alianzas, ejemplificada en su retirada de los acuerdos multilaterales sobre comercio y medio ambiente, han sido objeto de escrutinio tanto por parte de demócratas como de republicanos. También ha sido criticado por su enfoque sobre Rusia y China. El primero llevó a una investigación del Fiscal Especial sobre la influencia rusa en las elecciones de 2016 y fue parte de los argumentos presentados por los demócratas durante el intento de juicio político que comenzó en 2019.

El comportamiento aparentemente errático de Trump ha sido considerado una amenaza para los intereses de Estados Unidos. Pero hay una lógica subyacente debajo de su estilo que está relacionada con los desafíos planteados por la crisis del imperialismo estadounidense y el ascenso de China como un competidor importante a escala global. Por eso hay ruptura y continuidad con administraciones anteriores en términos de política exterior. Trump ha pasado de la contención a una confrontación más abierta cuando trata con China, como lo demuestra el reemplazo del Tratado Transpacífico por una guerra comercial.

El intento de Trump de asegurar los intereses imperialistas estadounidenses ha sido descrito como «hegemonía antiliberal». A pesar de su retórica aislacionista, Trump ha seguido persiguiendo los intereses globales del capital estadounidense, aunque de una manera que se aparta parcialmente del consenso establecido. Hasta cierto punto, ha presentado una versión más cruda del imperialismo estadounidense, despojado de la decoración ideológica.

El enfoque más agresivo y unilateral de Trump alienó aliados tradicionales. Al hacerlo, efectivamente ha debilitado la posición internacional de Estados Unidos. De allí se deriva la ansiedad de la clase dominante y el aparato estatal. Su creciente apoyo a Biden muestra que existe un consenso de que el regreso a un enfoque más “multilateral”, cubierto bajo una bandera democrática, es una forma más efectiva de promover los intereses imperialistas estadounidenses en la actual situación mundial.  

“Reconstruyendo los instrumentos del poder estadounidense”

Los eventos descritos en esta breve reseña de las últimas décadas ya eran lo suficientemente importantes como para motivar la ansiedad de la clase dominante estadounidense, pero luego vino el COVID-19. La falta de una respuesta coordinada a la pandemia, los ataques a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los gobiernos estatales y locales que luchan por suministros médicos críticos, son testimonio de la profunda crisis del orden mundial liderado por Estados Unidos. La narrativa de “la elección más importante en la historia de Estados Unidos” debe leerse en el contexto de esta situación para comprender plenamente su significado.

Haciéndose eco de este sentimiento, Biden promete restaurar el liderazgo de Estados Unidos en el mundo. Está totalmente en sintonía con las preocupaciones expresadas por el aparato de Seguridad Nacional. Contra el enfoque unilateral de «Estados Unidos primero», expresa la necesidad de que Estados Unidos recupere su posición con sus aliados tradicionales para formar una base sólida para «ponerse duros» con los nuevos y viejos rivales en el escenario mundial.

Su campaña refleja claramente tanto el entendimiento de que Estados Unidos debe enfrentar un mundo de mayor inestabilidad y competencia interimperialista como la conciencia de que su relativa debilidad significa que no puede hacerlo solo. Esto se traduce en fortalecer el sistema de alianzas que Trump ha minado. En un artículo publicado en Foreign Affairs, Biden afirma:

La agenda de política exterior de Biden volverá a colocar a Estados Unidos a la cabeza de la mesa, en condiciones de trabajar con sus aliados y socios para movilizar la acción colectiva sobre las amenazas globales. El mundo no se organiza a sí mismo. Durante 70 años, Estados Unidos, bajo presidentes demócratas y republicanos, desempeñó un papel de liderazgo en la redacción de las reglas, la creación de acuerdos y en darle vida a las instituciones que guían las relaciones entre las naciones y promueven la seguridad y la prosperidad colectivas, hasta Trump. Si continuamos renunciando a esa responsabilidad, entonces sucederá una de dos cosas: o alguien más tomará el lugar de Estados Unidos, pero no de una manera que promueva nuestros intereses y valores, o nadie lo hará, y se producirá el caos.

Frente a la creciente competencia con China, Biden representa los intereses de la clase dominante estadounidense y su estado. En el intento de hacerlo de una manera que logre apoyo tanto en el país como en el extranjero, el candidato del Partido Demócrata habla el lenguaje de la lucha contra el autoritarismo. En un vocabulario que recuerda a la Guerra Fría y la Segunda Guerra Mundial, habla de la necesidad de construir una coalición en defensa de la democracia, explicando en Foreign Affairs:

China representa un desafío especial … China está jugando a largo plazo extendiendo su alcance global, promoviendo su propio modelo político e invirtiendo en las tecnologías del futuro…La forma más efectiva de enfrentar ese desafío es construir un frente unido de aliados y socios estadounidenses para enfrentar los comportamientos abusivos y las violaciones de derechos humanos de China.

Uno de los elementos principales de su plataforma es el llamado a una “cumbre por la democracia”, que busca reunir a los principales actores internacionales bajo el liderazgo de Estados Unidos detrás de la bandera de la democracia.

Combatiendo el fuego con combustible

Que esta agenda presentada por Biden y el Partido Demócrata coincida con las preocupaciones y la retórica de la clase dominante estadounidense y el aparato estatal no es sorprendente. Lo sorprendente es que un sector de la izquierda está enmarcando las elecciones en términos similares. El tema recurrente de votar a Biden para detener el autoritarismo, el fascismo o un golpe de estado, es utilizado tanto por el establishment como por parte de la izquierda. Hasta qué punto esto es un callejón sin salida se ha abordado en otras contribuciones a este debate.

Un reciente artículo de Neal Meyer y Eric Blanc lleva el argumento un paso más allá mediante su proyección en una escala mundial:   

Los Socialistas en los Estados Unidos debemos reconocer nuestras responsabilidades internacionales. Como internacionalistas, tenemos el deber de contribuir a la derrota de un presidente que ha envalentonado a la extrema derecha en todo el mundo … Una derrota devastadora para Donald Trump en noviembre será una contribución significativa para cambiar esa dinámica internacional.

Este argumento acepta como propia la idea de que votar por Biden contribuirá a detener a la extrema derecha tanto dentro de los EE. UU. como a nivel mundial. Al hacerlo, no aborda los procesos sociales y políticos subyacentes que han llevado a una mayor polarización y que han abierto la puerta para que la extrema derecha se convierta en una presencia estable en el escenario política internacional. Las condiciones que permitieron que la extrema derecha se envalentone están indisolublemente vinculadas a las políticas que personas como Biden han impulsado en las últimas décadas. En el mejor de los casos, una presidencia de Biden contribuiría a reproducir esas condiciones. Postular que una dinámica profundamente arraigada en la crisis del modelo imperante de acumulación de capital y su representación política puede cambiarse votando a Trump es, en el mejor de los casos, una ilusión. Proponer combatir a la extrema derecha votando por Biden es como intentar combatir el fuego con combustible.

Existe un peligro adicional al aceptar la idea de que votar por Biden puede contribuir de alguna manera a hacer retroceder a la extrema derecha a nivel internacional. Se acerca peligrosamente a los argumentos esgrimidos por el Partido Demócrata para enmarcar su enfoque de política exterior, que, como hemos descrito, gira en torno a la defensa de la democracia.   

Finalmente, y de manera relacionada, Blanc y Meyer están también entreteniendo ilusiones si creen que la restauración de la presidencia de Joe Biden es de alguna manera un beneficio automático para los muchos frentes de la lucha antiimperialista en todo el mundo. Hay una razón por la que los generales y el aparato de seguridad nacional se están uniendo en torno al ex presidente y en tres ocasiones líder del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Las elecciones y después

La actual situación internacional hunde sus raíces en una profunda crisis del capitalismo. La crisis del orden mundial neoliberal es una expresión de esto. Ha transcurrido más de una década desde 2008. En ella, hemos visto una mayor polarización y radicalización. La pandemia acelerará estas tendencias. Las guerras regionales y las rivalidades interimperialistas cada vez más abiertas serán una característica clara del período venidero. Las rebeliones probablemente sacudirán incluso las regiones más estables del mundo.

La clase dominante estadounidense está elaborando estrategias para responder mejor a esto, ya que enfrenta contradicciones estructurales arraigadas en la dinámica tanto de la economía mundial como de su propia acumulación capitalista. Como Ashley Smith ha señalado:

Estados Unidos está atrapado en una contradicción estratégica. Ha sufrido un declive geopolítico relativo dentro del orden neoliberal de la globalización y el libre comercio. También ha sufrido un declive económico relativo … Pero el capital estadounidense sigue integrado al sistema mundial y comprometido con la globalización del libre comercio. Por lo tanto, el estado estadounidense no puede continuar con la globalización como de costumbre, ni optar por salirse hacia el proteccionismo como parece preferir la administración Trump.

Los debates en la izquierda estadounidense con respecto a las elecciones y más allá deben abordar esta realidad. Un imperialismo estadounidense en declive, un competidor global en ascenso como China y un mundo en creciente agitación, todos apuntan en la dirección de una postura cada vez más agresiva. No es una coincidencia que los debates electorales en torno a la política exterior hayan girado esencialmente en torno a quién puede ser más duro con China.

Al rechazar el proyecto de derecha de Trump, la izquierda no puede simplemente dejar fuera de su análisis lo que el establishment dice abiertamente: Biden expresa un proyecto político que entrelaza democracia burguesa y restauración imperial. Y al hacerlo, representa de manera más efectiva los intereses de la clase dominante en la coyuntura actual, devolviendo el barniz “liberal” a la hegemonía imperialista para salvarla. El internacionalismo debe basarse en una política antiimperialista clara, más urgentemente en el corazón del imperio. La izquierda socialista debe reconocer y argumentar que, como la historia ha demostrado una y otra vez, los males menores nunca han sido garantía de un imperio menos virulento y peligroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *