Adiós Mariano Rajoy, hundimiento del PP

Hoy Pedro Sánchez fue investido presidente de España, luego de prosperar una moción de censura. Fue presentada por el PSOE contra Mariano Rajoy. Obtuvo 180 votos de: PSOE (Partido Socialista Obrero Español), Unidos Podemos, ERC (Esquerra Republicana de Catalunya), PNV (Partido Nacionalista Vasco), PDeCat (Partido Demócrata Europeo Catalán), Compromís Bildu y Nueva Canarias. El PP (Partido Popular) y Cs (Ciudadanos), diputados de Foro de Asturias y UPN consiguieron 169 votos y se abstuvo Coalición Canaria.
Sánchez se transformó en el séptimo presidente en democracia y el primero en llegar al poder por la vía de la moción de censura.
Rajoy debe presentar la dimisión inmediatamente, la presidenta del Congreso informar al Rey, Sánchez tiene que jurar como nuevo jefe del ejecutivo y nombrar a su gabinete.

La caída de M.Rajoy es una enorme alegría, por fin se tuvo que ir el jefe de ese partido corrupto de las reformas laborales, la precariedad, las pensiones de miseria, la discriminación, el patriarcado, el servilismo a la UE, jefe político de las porras del 1-O y verdugo de la autodeterminación catalana.

De la euforia al desastre

Hace sólo una semana M.Rajoy festejaba la aprobación del presupuesto ¿Qué fue lo que sucedió para que en un lapso tan corto dejara el poder?
El detonante fue el conocimiento público de la sentencia por el caso Gürtel, mediante la cual se demostró la existencia de una red delictiva para alimentar la caja B del PP para las elecciones. En ese proceso, apareció un M.Rajoy que la justicia no supo determinar de quién se trataba. Más allá de este “detalle”, el presidente tuvo que presentarse como testigo y negó todo. Obviamente, el dictamen de la justicia dejó en claro que Rajoy mintió y ocultó la trama empresarial partidaria mediante la cual se presentaban “dopados” a las elecciones.
Lejos de asumir esta realidad y dar un paso al costado intentó mantenerse en el poder, negando toda vinculación propia y del PP. La presentación de la moción de censura terminó con su mandato.

Un bochorno parlamentario

El Secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, abrió el debate y presentó la moción de censura leyendo los aspectos más destacados expresados en la sentencia “Gürtel era el PP y el PP era Gürtel”, una de las afirmaciones que abrieron el fuego.
A partir de su intervención comenzó el contrapunto entre M.Rajoy (PP) y Pedro Sánchez (PSOE). Fue un verdadero bochorno institucional que demuestra la descomposición del régimen monárquico-parlamentario y del bipartidismo. Ambos sacaron los trapos al sol…del otro por los gobiernos desastrosos que encabezaron, por los casos de corrupción que cruzan a sus funcionarios y partidos, por mentir y ajustar al pueblo.
Eso sí, se encargaron de dejar bien en claro que siguen defendiendo la continuidad de la Constitución del ´78 y quieren gobernabilidad para responder a los mandatos de la Unión Europea.
Sánchez le pidió reiteradamente a M.Rajoy que dimitiera para retirar la moción de censura y dijo que su accionar es para salvar la Constitución. Sin nombrar a los destinatarios, dejó en claro sus ofertas de gobierno para garantizar el apoyo de las representaciones vasca y catalana. Al PNV le prometió mantener el presupuesto que los vascos le votaron al PP la semana pasada, que contiene enormes concesiones económicas, no mencionó fecha de elecciones, otra de las exigencias que le hacían los vascos. Hacia el PDeCAT y ERC prometió “puentes de diálogo” con Catalunya.
Un cínico hecho y derecho, ya que su partido fue parte fundamental de la aplicación del artículo 155 y de los pedidos de profundizar sus alcances.
M.Rajoy eligió atacar para defenderse. Acusó a Sánchez de intentar llegar al poder sin importarle que fue rechazado por el pueblo en las dos elecciones en que se presentó y de negociar con los independentistas que quieren dividir España. Le dijo textualmente “En España gobierna el que gana las elecciones”. Se ve que no considera España a Catalunya o que esa ley allí no rige, ya que destituyó de la Presidencia a Carles Puigdemont que había sido electo democráticamente y le impidió reasumir cuando fue rectificado por las urnas el 21D.
Afirmó que su gobierno sacó al país de los desastres heredados del PSOE y recordó los graves hechos de corrupción que también envuelven a funcionarios “socialistas”. A Ábalos le dijo con sinceridad cómplice: “¿Son acaso ustedes Teresa de Calcuta?”
Se burló del PSOE y PODEMOS por sus violentas críticas y el voto en contra del presupuesto que ahora aplicarán, diciendo: pasarán del “Gobierno Frankenstein al presupuesto Frankenstein.” Las voces del PP acusan al PSOE de volver a apoyarse en los “golpistas catalanes” y en los “viejos amigos de ETA.”

Turno tarde sin M.Rajoy

Así terminó la primera parte del debate durante la mañana. M. Rajoy no se hizo presente por la tarde, se refugió en un restaurante a comer y beber, ocupando su escaño el bolso de la vicepresidenta Soraya Sánchez de Santamaría.
A su turno Carles Campuzano, representante del PDeCAT defendió la moción de censura y planteó que el problema es la persistencia del franquismo en la política, expresada en las cargas del 1-O al pueblo catalán y el rechazo a la autodeterminación. A Ciudadanos los señaló como una muestra de la actual influencia del franquismo.
Se detuvo en describir y denunciar la falta de independencia del poder judicial con relación al poder político. Con relación al PSOE manifestó que no le tienen confianza por sus responsabilidades compartidas en el 155, pero que se abre una oportunidad para resolver un problema político con una salida política.
Aitor Esteban del PNV afirmó que la situación de crisis fue provocada por los tsunamis que vienen causando los grandes partidos españoles. Defendió haber votado el presupuesto del PP por la “responsabilidad del PNV” con la estabilidad, aun aplicándose el 155.
El camino no es señalar nacionalismos, ni cambiar rebelión, sino reconocer que existe el problema nacional catalán y vasco y resolverlo con consensos, afirmó. El voto vasco fue la última palada de tierra sobre la fosa de M.Rajoy.
Joan Tardá (ERC) dio un largo discurso, recordó los ataques del Estado español a Catalunya, las acciones antidemocráticas contra la voluntad independentista y la presencia constante del franquismo en un régimen monárquico de los peores de Europa. También señaló a Sánchez como responsable del 155. Resumió su posición en la frase “Nuestro sí a Sánchez es un no a Rajoy.” Fundamentó su voto en la tesis que: “No es lo mismo un gobierno del PP basado en Ciudadanos que uno del PSOE apoyado en PODEMOS.”
Albert Rivera (Ciudadanos) Se manifestó contra la moción de censura, le exigió a M.Rajoy que conduzca la salida de la crisis consensuando con los partidos la fecha de futuras elecciones anticipadas e inmediatas. Como siempre, utilizó su discurso de derecha para ir centralmente contra los catalanes independentistas.
Pablo Iglesias (PODEMOS) le dio el sí a la moción. Y reconoció algo que le había dicho M.Rajoy en su intervención “Ahora se tendrán que comer el presupuesto con patatas” agregando que la diferencia es que en esa mesa no habrá corruptos.
Señaló que la crisis institucional está motivada en tres problemas causados o profundizados por el PP: la presencia de corruptos, el desmantelamiento del estado de bienestar y el estado de excepción autonómico que rompió el esquema territorial. Acusó a Albert Rivera de fascista y emplazó al PSOE a dialogar, consensuar una república fraterna y plurinacional con catalanes y vascos, y ponerse de acuerdo sobre la convocatoria a elecciones. Luego de este debate, la sesión Parlamentaria del viernes fue un trámite para nombrar al nuevo presidente.

Se definió en el Hemiciclo, se gestó en las calles de Catalunya

El PP acaba de recibir un golpe que profundiza cualitativamente su hundimiento político de cara a las elecciones.
El detonante de la caída fue la sentencia del caso Gürtel como pico de la crisis política, pero las causas de fondo exceden a la corrupción. Un punto determinante fue la lucha catalana con sus repetidas movilizaciones masivas, huelgas, cortes de calles, autopistas y rutas, acciones de todo tipo por la libertad de los presos políticos y la tenacidad de un pueblo que puso a Cataluña en la consideración de los pueblos del mundo. La movilización por la República y la Constituyente, la consecuencia de los CDR y la denuncia permanente por los presos, los exiliados, las persecuciones y las causas judiciales inventadas generaron un enorme desgaste en el gobierno. Las históricas movilizaciones nacionales de los pensionistas y las mujeres también fueron claves.

Hay otros elementos de peso. El régimen monárquico-parlamentario de la Constitución del ´78 está agotado hace tiempo, pero mostrar sus cara represiva, su bipartidismo corrupto, la falta de división de poderes, los resabios del franquismo presentes, la situación económica sin despegue para las grandes mayorías, aportaron su cuota de desgaste y desprestigio al poder.
Sin duda, las movilizaciones y las luchas son un elemento central en la caída de M.Rajoy. Sin embargo, no fue una irrupción del movimiento de masas la que determinó en forma directa su caída, los últimos días del ex presidente se dieron sin los trabajadores y los pueblos en la calle, como sí se dio en muchos otros procesos en el mundo que causaron vacío de poder. Se empeñaron a resolver la crisis en tiempo récord por el miedo que tenían a que el pueblo ganara las calles e impusiera su agenda. No hubo ningún dirigente ni dentro ni fuera del Parlamento que llamara a movilizar, a recrear un 15M.

Lo cierto es que, al no haberse dado esta situación, los dirigentes políticos que encausaron los primeros pasos de la salida a la crisis tienen un margen de maniobra, de la cuales la primera ya se consumó: ni siquiera salieron del Hemiciclo con una fecha concreta de elecciones como apelación inmediata a la voluntad popular. Hace unos días afirmaban que lo fundamental sería una convocatoria inmediata a elecciones, todavía no asumieron y ya todos dicen lo opuesto. Iglesias es el único que plantea una fecha…el 2020.

El gobierno de Sánchez será débil. Lo encabezará un dirigente que perdió por muerte en las instancias electorales que se presentó, que es cuestionado en su organización, que cuenta con 84 diputados propios y cuyo partido no viene figurando con posibilidades de llegar al gobierno en las elecciones. Además, Sánchez hizo compromisos sociales y políticos que van en la dirección opuesta de lo que viene haciendo su partido contra los catalanes. En sus discursos no sólo hablo de puentes de diálogo con los catalanes, sino que llegó a plantear que en algún momento será necesario reconocer que España es en realidad un conglomerado de distintas nacionalidades.
Se abre un interrogante ¿cómo afectará a Ciudadanos esta salida momentánea de la crisis? Hasta ahora las encuestas lo vienen dando como posible ganador, sin embargo, esta crisis los expuso como lo que son: parte del gobierno que cayó, reaccionarios que ahora tendrán que competir con el PP por el voto de derecha. A los nefastos Albert Rivera e Inés Arrimada se les complicó el panorama.

Asamblea Constituyente Libre y Soberana

Hay una crisis histórica y presente del régimen monárquico-parlamentario que está totalmente agotado, la economía no despega, se recortan libertades democráticas y se reprime a los pueblos oprimidos, en particular al catalán. El capitalismo no puede brindar respuestas políticas ni sociales a las grandes mayorías de los trabajadores y el pueblo.
Es evidente que la situación exige propuestas globales y un programa transicional. Ni siquiera algo tan mínimo como la convocatoria a elecciones anticipadas cuenta con fecha cierta. Y aunque la tuviera, sería insuficiente para atacar a los problemas políticos y sociales que atraviesan el país.
Por eso, planteamos la movilización unitaria para imponer en la agenda política la convocatoria a una Asamblea Constituyente, Libre y Soberana, que tome a al estado español como un distrito único y reconozca una representación proporcional en elecciones libres. Hay que brindar un cauce a los debates que, en mayor o menor medida, ya se expresan: ¿Cómo deben ser un gobierno y un régimen realmente democráticos? ¿Cómo lograr una justicia honesta e independiente del poder político? ¿Qué medidas de control social se establecerán para controlar al poder político, garantizar la transparencia y enfrentar la corrupción? ¿Cómo reorganizar la sociedad y la economía sin explotación?¿Cómo redistribuir la riqueza?¿En manos de quiénes tienen que estar las fábricas y las tierras?¿Qué medidas establecer para terminar con la precariedad laboral, las pensiones de miseria, la falta de futuro para la juventud y liquidar el patriarcado?¿Hay que salvar a los bancos y los empresarios en quiebra o priorizar nuestras vidas?¿Qué relación libre y fraternal quieren establecer los pueblos entre sí, reconociendo el derecho a la autodeterminación? También hay que abordar sin tapujos el sometimiento a los designios de la Unión Europea y sus ajustes. Estos son algunos de los temas fundamentales que tiene que expresar la nueva Constitución que se necesita.
A la par, no dejaremos ni por un minuto de exigir el cese de la aplicación del 155 en todos sus alcances, lo que incluye la finalización del control de las finanzas autonómicas catalanas.
Tampoco hay que aceptar que finalice el 155 – algo inminente ante el reconocimiento del Govern de Quim Torra- y no sus consecuencias, es decir, hay que seguir reclamando más que nunca la libertad de los presos políticos, el cese de las persecuciones, la censura y la anulación de las causas judiciales contra dirigentes y activistas independentistas.
Sea quien sea el presidente del Estado español, no hay que dar ni un paso atrás en la lucha por la autodeterminación del pueblo catalán y la voluntad por la República y el proceso constituyente expresados en el Referéndum del 1-O.
El nuevo gobierno del PSOE nace con un fuerte apoyo del PODEMOS y el PNV, esto no implica de ninguna manera que sea un gobierno de izquierda, como lo presentan algunos medios. Lo integran organizaciones que no son anticapitalistas, ni socialistas, ni consecuentes contra el régimen. No es casualidad que los mercados respondieran positivamente al nombramiento y que desde la Unión Europea hayan saludado la adopción del miserable presupuesto de M.Rajoy como propio.
Desde el primer día seguiremos apoyando las luchas de los trabajadores, los pensionados, las mujeres, los estudiantes y los pueblos del Estado Español, cuyas necesidades sociales no pueden esperar ni un minuto más. Las direcciones sindicales deberían abrir un amplio debate en las bases elaborando un pliego de demandas sociales inmediatas, que incluya la convocatoria a un plan de lucha y huelga general si no son satisfechas.
Desde Socialismo y Libertad (SOL) insistiremos en que el problema de fondo es el capitalismo, con sus gobiernos y regímenes antidemocráticos. Llamamos a los trabajadores, los jóvenes, las mujeres y los pensionados, a los revolucionarios organizados o no, a los que se consideran socialistas, progresistas y a los luchadores democráticos a debatir sobre estos temas y pelear juntos. En Cataluña y en todo el Estado español hace falta construir una nueva alternativa política consecuente, amplia y de izquierda.
Los invitamos a construir una organización en común para pelear por objetivos estratégicos: unir a los heroicos pueblos oprimidos de la península ibérica en una Federación Libre y Democrática de Repúblicas Socialistas, sin reyes, sin castas, sin banqueros y sin capitalistas, donde gobiernen los trabajadores y el pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *