No a los despidos en Vodafone y Ford

Que la crisis la paguen los capitalistas y banqueros que la produjeron, no los trabajadores.  Vodafone anunció que se desprendería de hasta 1.200 de los 5.000 trabajadores de su plantilla. Lo concretaría luego de una serie de consultas con los sindicatos a realizarse durante el mes de enero. Si la empresa tiene problemas, se debe a las malas decisiones de sus gestores y no a la plantilla, pero, como siempre, los que pagan las consecuencias son los trabajadores.

Por otro lado, Ford planea realizar miles de despidos entre los 53.000 trabajadores con que cuenta en sus fábricas europeas. La empresa estadounidense recortará la plantilla en Reino Unido, Francia, Alemania y Rusia argumentando que así recuperará rentabilidad. Hasta ahora, no se mencionó a la planta española ubicada en Almussafes, donde trabajan 7.500 empleados, pero no hay ninguna garantía. “Las mejoras en costes estructurales se sustentarán por la reducción del excedente laboral en todas las funciones”, dijo el vicepresidente de la división europea, Steven Armstrong. El “excedente laboral” no existe, lo que sí existe es la sed de ganancia capitalista. La patronal también proyectó la reducción del catálogo de modelos menos rentables y una alianza con Grupo Volkswagen limitada a furgonetas comerciales.

“Las mejoras en costes estructurales se sustentarán por la reducción del excedente laboral en todas las funciones”

Lo concreto es que los despidos volvieron a colocarse en el horizonte de muchas familias trabajadoras, lo cual vuelve a demostrar que la crisis de la economía capitalista mundial iniciada en el 2008 no ha finalizado. Los cracs de bolsas que se repiten, la pobreza, la desigualdad, los ajustes, salarios insuficientes y deudas crecientes, son señales de lo que se viene.

Es necesario rechazar los despidos y apoyar a los trabajadores que luchen contra ellos. Los gobiernos deberían prohibir los despidos por Ley. Cada vez que las patronales aplican un tijeretazo, aducen pérdidas irrecuperables. No se les puede creer una palabra, hay que exigir que abran sus libros contables para que se conozca su verdadera situación financiera.

En cualquier caso, la destrucción de puestos laborales es la peor opción. Una medida más racional sería reducir la cantidad de horas de trabajo a distribuir entre los trabajadores con igual salario, con la producción y la economía de la empresa bajo control obrero.

… huelga general y movilización para frenar despidos, aumentar los salarios y anular las leyes de reforma laboral, entre otros puntos.

Y sí, aun así, se empeñan en dejar empleados en la calle, las empresas deberían ser expropiadas y entregadas a los propios trabajadores. El despido y el crecimiento del paro son un cáncer del capitalismo con el cual un puñado de privilegiados pretende mantener sus ganancias a costa de la pobreza y la pérdida de conquistas de la mayoría. También lo usan para presionar sobre los salarios hacia abajo.

Los dirigentes de UGT, CCOO y otros hablan de “incertidumbre” y tibiamente dejan entrever que puedan tomar alguna medida. En realidad, son responsables por dejar pasar las reformas laborales y el ajuste M.Rajoy-UE de tantos años. Lejos de hacer amagues, deberían llamar a asambleas en todos los lugares de trabajo para debatir un pliego de reivindicaciones común a todos y un plan de lucha, con huelga general y movilización para frenar despidos, aumentar los salarios y anular las leyes de reforma laboral. Expresamos nuestra solidaridad con los trabajadores de  Vodafone, Ford y todos los afectados por despidos y nos ponemos a disposición de las medidas de resistencia que decidan tomar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *