El programa de Juntas, feminista anticapitalista

El feminismo anticapitalista tiene una rica historia, con bases teóricas, programáticas y políticas que tomamos como propias. Reafirmamos que nuestro programa general es el programa de transición para la clase trabajadora y el pueblo. A la par el movimiento de mujeres plantea reivindicaciones específicas. La Cuarta Ola Feminista Mundial recupera viejos reclamos e incorpora nuevos, dimensiona, enfatiza y sintetiza propuestas al calor de la movilización. Nosotras tenemos que debatir y elaborar colectivamente para enriquecer nuestro programa al calor de la experiencia de las mujeres en los distintos sectores sociales,  aprovechando que Juntas y a la Izquierda  es la agrupación de género de SOL – Estado español y que somos parte de Anticapitalistas en Red, una corriente internacional que interviene a nivel mundial asimilando matices y experiencias diversas, cómo #EleNao en Brasil, la Campaña por el Aborto Legal en Argentina y Latinoamérica o “Pico Rojo” en Nicaragua.

Levantamos bien en alto las banderas del feminismo anticapitalista que enarbolan millones de mujeres en el mundo y tomamos la posta de nuestras compañeras socialistas que dieron su vida en lucha contra la opresión y la explotación, como Yolanda González, asesinada por un grupo fascista y las compañeras detenidas desaparecidas del PST de Argentina, sólo para mencionar algunos ejemplos.

Los datos estadísticos que se refieren a la mujer europea son alarmantes. Cuidado de niñxs: lo hace el 92% de las mujeres en comparación con el 68% de los hombres. Tareas domésticas, 79% de las mujeres 34% de los hombres. Puestos directivos: sólo un 33% ocupará alto cargo. En política: 35% en el Parlamento Europeo,  y sólo 10 de los 58 jefes de Estado o de gobierno. Ganancias: las mujeres ganan alrededor del 16,3 % menos al comparar los salarios, llegando a un 23% menos en los puestos de supervisión. Anticoncepción y planificación familiar: sigue habiendo dificultades para acceder a los métodos anticonceptivos, 9% de las mujeres experimentan necesidades no cubiertas.

Con sus particularidades y desigualdades de país a país, en el mundo entero las mujeres nos revelamos contra las injusticias y salimos a exigir nuestros derechos. Y en este sistema capitalista y patriarcal global, no difieren mucho.

Ante cada hecho protagonizado por los colectivos de mujeres en algún lugar del mundo, se retroalimenta a los movimientos que se despliegan en otros, a veces muy lejanos. Las redes sociales contribuyen a la difusión, la influencia mutua y la reproducción de las iniciativas. Nosotras estamos convencidas de que esta nueva ola feminista tiene sus particularidades locales, pero al calor de las luchas se nutre, crece y madura en una interacción que es a la vez internacional e internacionalista.

Aportamos nuestra opinión a los debates en curso, planteando una serie de tareas transicionales en el Estado español que van desde las reivindicaciones mínimas planteadas en las luchas hasta las que conducen a la liberación definitiva de la mujer, junto a la clase trabajadora, derrotando al capitalismo machista y patriarcal y construyendo un mundo Socialista.

En ese sentido, planteamos aquí solo una serie de puntos que consideramos centrales, como incentivo a la construcción del programa que resultará de la elaboración colectiva y la intervención en los procesos de lucha.

1-Paso a la mujer trabajadora

Las mujeres somos la mayoría en los trabajos de menor salario promedio, como el trabajo doméstico remunerado, educación y salud, que son vistos socialmente como una extensión de las tareas de cuidado. También somos la mayoría de las cabezas de los hogares en indigencia, lo que confirma la feminización de la pobreza.

El rol cumplido en la huelga en fábricas, colegios, oficinas, medios de transporte, televisivos, etc., las luchas de Las Kelly, de las empleadas domésticas y de cuidados, de las temporeras de la Fresa y de otras tantas compañeras en los distintos procesos de lucha social, ubican a la mujer trabajadora en la primera línea reivindicativa. El apoyo a la lucha por la igualdad de derechos para la mujer trabajadora es el punto de arranque fundamental, en particular por la igualdad salarial con los varones. También luchamos por:

  • Paridad en los cargos directivos de las empresas.
  • Castigo a los jefes que ejerzan abuso de poder por su autoridad en la estructura laboral.
  • Pleno reconocimiento, pago y derechos al trabajo doméstico.
  • Que la representación proporcional se exprese en la conducción de los sindicatos.
  • Por campañas sindicales de educación e información sobre los derechos de las mujeres.
  • Que las reivindicaciones específicas sean planteadas ante cada convocatoria de acción.
  • Protección especial a las mujeres inmigrantes que están en peores condiciones para defenderse y denunciar los abusos.
  • Ampliación de las licencias para embarazadas, compartidas con los varones e intransferibles.

2-Trabajo doméstico

Cuestionar los modos oficiales de ser mujer es un ejercicio diario y en ese cuestionar(nos) se empiezan a debatir cada vez más las tareas que se suponen naturalizadas para nosotras.
Si hay algo en lo que las mujeres, sobre todo las de los sectores más vulnerables, ocupamos gran parte de nuestra vida, es en las tareas domésticas. No nos referimos al trabajo asalariado de las empleadas domésticas en otro hogar, sino al que hacemos en nuestra casa, todos los días, durante casi toda la vida y en forma gratuita. Por ello defendemos:

  • Reconocimiento y socialización del trabajo doméstico no remunerado y derecho a jubilación.
  • Protección por desempleo.
  • Protección frente al despido.
  • Prevención de riesgos laborales.
  • Inspecciones de trabajo.
  • Cobertura real de convenios colectivos.
  • Apertura de guarderías y preescolares públicos, comedores, lavaderos y geriátricos comunitarios de calidad.
  • Basta de trabajo precario y sin contrato indefinido.
  • No a la enmienda 6777, abajo el presupuesto del PP
  • Adherimos al reclamo por la ratificación del Convenio 189 de la OIT, sin desconocer que los planes de estas organizaciones internacionales son incompatibles con los planes del imperialismo y sus socios nacionales, cuyos dos ejes rectores son profundizar el saqueo extractivista e imponer nuevas reformas laborales.


3-Mayor presupuesto para atender la violencia de género
 

La movilización de miles de mujeres logró que el gobierno del PP destine los 200 millones de euros contemplados en el Pacto de Estado. El pacto PSOE-PODEMOS llevaría, eventualmente, la cifra a 220. Pero, aun así, dicho presupuesto es insuficiente para atender una problemática que en lo que va del año terminó con la vida de 50 mujeres. Solamente 220 millones de euros al año para toda España, para fuerzas y cuerpos de seguridad, sanidad, educación, justicia, medios de comunicación, mecanismos de reinserción para las mujeres víctimas de violencia, centros de recuperación integral, es totalmente insuficiente y demuestra el poco interés por solucionar esta problemática. Sólo para tomar un ejemplo, en los presupuestos generales de 2017 se han aprobado 1.824 millones de euros para la modernización del Ejército.

  • Por mecanismos democráticos de debate y decisión de los colectivos feministas en la elaboración del presupuesto nacional destinado a género.
  • Por mecanismos de control social sobre el presupuesto.


4-Elección de jueces y fiscales por voto directo

Para terminar con la justicia machista y patriarcal, que favorece a los violentos, como a los miembros de La Manada y legisla contra las mujeres.

  • Es necesario que los cargos de jueces y fiscales sean elegidos mediante el voto popular e integrados paritariamente por mujeres. Además, deben tener mandatos limitados y revocables por mal desempeño.
  • Los colectivos feministas deben ser reconocidos como parte de jurados populares ante los ataques de género.
  • Formación con perspectiva de género para magistrados, jueces y fiscales.


5-Separación de la Iglesia del Estado

Quien quiera un cura que se lo pague. En el Estado español la Iglesia Católica recibe 11600 millones de euros en subvenciones por parte del Gobierno, 650 millones de euros en sueldos y seguros sociales de catequistas, 600 millones de euros en mantenimiento del patrimonio histórico-artístico católico, 4750 millones de euros en subvenciones a los concertados católicos. Además, no paga impuestos por sus miles de bienes inmuebles.

  • Por un estado laico
  • Fuera la Iglesia y el Estado de nuestros ovarios y de nuestras camas.
  • Por una educación pública, laica y científica

6-Que se reconozca el asesinato de cada mujer como lo que es: FEMICIDIO

Algo que parece un simple cambio lingüístico es el reconocimiento político de la violencia que las mujeres vivimos a diario. Es reconocer la opresión que vivimos a diario y que nos asesinan por el hecho de ser mujeres.  Tal como figura en la Declaración sobre el Femicidio del Mecanismo de Seguimiento Convención Belém Do Pará (MESECVI): muerte violenta por razones de género ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, en la comunidad o por parte de cualquier persona. En el 2017 se contabilizaron 99 femicidios y en el 2018 97.

7-Plenos derechos sobre el cuerpo

El patriarcado asigna a nuestros cuerpos el rol reproductivo de la sociedad capitalista. Nuestra sexualidad libre se ve restringida abierta o sutilmente. No dejemos que nadie decida por nosotras.

  • Campañas de educación sexual, tanto reproductiva como de goce personal.
  • Aborto legal y gratuito. Apoyo a las mujeres que luchan por el aborto en Argentina, Andorra y otros países.
  • Por la eliminación de las trabas para abortar en el Estado español. Los extensos plazos de la sanidad pública complican la concreción y las mujeres se ven obligadas a recurrir a las clínicas privadas con un costo de entre 300 y 500€ que debería cubrir el Estado si no puede garantizar el aborto en un establecimiento público.
  • Que cada cuerpo gestante pueda decidir en qué condiciones realizarse un aborto y sea respetado.
  • Rechazamos que los médicos puedan ser objetores de conciencia.
  • Contra la discriminación a la comunidad LGBTI, plena igualdad de derechos y cupo laboral trans.

8-Alto a la violencia machista y patriarcal

La explotación y la opresión son violentas en sí mismas. Adquieren diferentes manifestaciones en el ámbito privado y en el público. Los malos tratos, los controles sobre el accionar individual, las limitaciones en la vida social, los mecanismos psicológicos preconcebidos y las agresiones verbales constituyen violencia de género que es necesario combatir.

  • Por la eliminación de todas las formas de violencia en todos los ámbitos.

9-Basta de violencia institucional

Esta es particularmente deplorable por surgir de los propios organismos que supuestamente deberían proteger a las mujeres. En los hospitales, en la policía y la justicia se siente particularmente. Es necesario educar para que esto no suceda y castigar los excesos vengan de quien vengan.

Los Ayuntamientos tienen secretarías especiales y se manifiestan de diferentes formas ante los ataques a mujeres. Es necesario que esto no sea testimonial ni una forma más de buscar réditos electorales. Hay que exigir medidas efectivas, que acompañen las movilizaciones y pongan los recursos de los organismos al servicio de las compañeras agredidas.

  • Por la eliminación de las trabas burocráticas ante cada denuncia que una mujer efectúa por hechos de violencia de género.
  • Basta de revictimizar a las mujeres. Por procedimientos que prioricen a las mujeres y no a los violentos.
  • No es no.

10-Frente a las mafias del sexo

Combate a las redes de trata y proxenetismo y su amparo estatal, planes de reinserción social a las víctimas. Alternativas de empleo para quienes deseen dejar la prostitución y derechos sociales a las trabajadoras sexuales.

11-Educación con perspectiva de género

La educación también es un derecho elemental que no puede ser coartado a las mujeres por el hecho de trabajar o ser madres. Nos tienen que otorgar las facilidades económicas y horarias que sean necesarias para el desarrollo de nuestras carreras educativas, tanto desde las patronales como desde el Estado.
La educación es un ámbito prioritario para incorporar la perspectiva de género:

  • Por planes de estudio con participación de la comunidad educativa.
  • Por modelos de enseñanza que incorporen la perspectiva de género desde los primeros pasos educativos, evitando la adopción de juegos y actitudes preconcebidas que preparan el terreno para la siembra del machismo patriarcal.
  • Por una Ley de Educación Sexual de alcance nacional con contenidos con perspectiva de género, disidente, laica, científica y no binarios. Que no se invisibilice ningún cuerpo y ninguna identidad.

Hay que tomar las medidas necesarias para que las compañeras estudiantes puedan avanzar en su carrera, sean o no trabajadoras, sin abusos, ataques ni discriminación ni de sus profesores ni de otros compañeros de cursada.

12-Castigo al abuso infantil

 El abuso infantil se produce desde temprana edad y es particularmente repugnante cuando sucede en el ámbito privado o en el institucional.

  • Por castigo a los abusadores y violentos.

13-Las personas no tienen propietario

 Otro mal que se está haciendo común es la agresión en los noviazgos adolescentes y comenzar a considerar a las personas, particularmente a las mujeres, como propiedad de los varones. En general se expresan durante la educación secundaria.

  • Por campañas de sensibilización que rechacen estas actitudes.
  • Por una educación que promueva relaciones afectivo-sexuales sanas y respetuosas.

 14-Tocan a una, tocan a todas

 En cualquier parte del mundo que haya una lucha importante, habrá mujeres en otras ciudades y continentes apoyándolas. Cada lucha nos realimenta para la próxima, por eso, la solidaridad internacional militante, tiene que seguir siendo un sello distintivo. Somos una sola estemos donde estemos. Es un hecho que el grado de avance en las reivindicaciones es muy desigual en todo el mundo.

Tenemos que dedicar particular importancia en España a las mujeres inmigrantes y refugiadas, al mismo tiempo que a las compañeras de otros países que todavía tienen pendiente lograr derechos civiles elementales o son víctima de instituciones de siglos pasados que las someten a las peores vejaciones, castigos y limitaciones sólo por ser mujeres.

15-Que el capitalismo y el patriarcado caigan juntos

 Desde Juntas y a la Izquierda apoyamos cada lucha de nuestras compañeras en unidad de acción, cuando se trata de reivindicaciones comunes la lucha debe ser conjunta, eso es lo que nos fortalece para obtener nuestros reclamos inmediatos. Bienvenidas sean todas las conquistas arrancadas al patriarcado, por más parciales que sean. Partiendo de esta premisa fundamental, no dejaremos de plantear medidas transicionales para seguir avanzando hacia la estrategia, hacia una salida de fondo que el sistema de explotación y opresión no nos brindará jamás.  Por eso, nos organizamos para luchar junto a la clase trabajadora hasta que el capitalismo y el patriarcado caigan juntos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *