Lxs trabajadorxs no debemos pagar la crisis

Se agrava la crisis económica y social con casi tres millones de trabajadorxs en paro temporal.

Por Rodrigo Barbeito y Flor Carral

A fines de abril, más de un mes y medio después de comenzado el estado de alarma en todo el Estado español, la situación de muchas familias es cada vez peor. Con cerca de 3 millones de trabajadores en ERTE y con una tasa de paro del 14,4%, la falta de soluciones urgente y respuestas agobia a las familias.

En situaciones “normales” los trabajadores que están en paro cobran sus prestaciones el 10 de cada mes, pero a día 29 de abril casi el 90% de los trabajadores afectados por ERTE y paro por esta situación aún no ha cobrado un sólo céntimo. ¿ Cómo es la situación de quienes atraviesan está difícil situación? A continuación, compartimos las reflexiones de un trabajador afectado por ERTE en la Comunidad Valenciana.

“No nos resulta muy difícil a les trabajadores imaginar y solidarizarnos con aquellas personas que tienen dificultades en circunstancias normales. En medio de una pandemia mundial donde las circunstancias son muchísimo más complejas el Gobierno español de coalición lejos de facilitarles las cosas al pueblo trabajador, elije preservar las “formas” con la clase empresarial española y europea.  Más de 3 millones de trabajadores y trabajadoras el Estado están hoy en el ERTE. Esta modalidad de suspensión del contrato es parte de la brutal reforma laboral que impuso el gobierno anterior del PP con M. Rajoy a la cabeza y que este gobierno de coalición prometió derogar ni bien asumió y no lo ha hecho.  Hoy la enorme mayoría de la clase trabajadora se ve afectada por esta situación en un contexto donde la comunidad entera (salvo los servicios esenciales) ha sido sometida un aislamiento obligatorio.
Este instrumento de flexibilización laboral ha sido pactado con las centrales obreras traidoras UGT y CC.OO.  para que “agilicen” realizando el trámite solo entre patrones y gobierno,  y de esta manera les trabajadorxs no participen ni siquiera del proceso de un trámite personal, desconociendo que porcentaje del su salario van a percibir, ni cuándo se va a hacer efectivo el pago. Mientras los interlocutores que utiliza el gobierno no son claros a la hora de comunicar la información necesaria, mientras todas las medidas que toma el gobierno siempre van acompañadas de una letra chica, esta situación que se ha generado solo puede causar una gran angustia e incertidumbre en el pueblo trabajador. Eso sin mencionar la gente que se encuentra en esta situación de aislamiento, y hoy tiene que despedir algún amigo o familiar de víctima de la crisis generada por el COVID-19.

También hay que mencionar que toda esta situación ha sacado a la luz la poca transparencia de las patronales. En muchos casos los contratos laborales no se cumplen, por ejemplo, trabajadores que tienen contratos de 20 horas y realizan 40 horas semanales, por lo cual reciben parte de su salario en negro, lo cual disminuye su pago del ERTE, ya que para el cálculo sólo se le tomará en cuenta la parte cotizada, una verdadera miseria.
Tampoco se han tomado medidas reales sobre los alquileres, que también este gobierno había prometido revisar. Las falencias son muchas y los parches no son suficientes, la situación es realmente dramática con un panorama desolador para la clase trabajadora.
Sánchez, luego de prolongar varias veces el estado de alerta, anuncio que los trabajadores no esenciales tendrán que devolver las horas no trabajadas durante el aislamiento. Una muestra más de la falta de sensibilidad y de empatía enorme de este gobierno.”    

…se hace más necesaria la construcción de una nueva alternativa política y sindical, de izquierda, que defienda a la clase trabajadora y no a las patronales.

Con una tasa de paro elevada por la pandemia, con centrales sindicales que defienden a patrones y gobierno en vez de trabajadores, con un gobierno que se disfraza de progresista mientras pide unidad con la derecha y la ultraderecha que atacan derechos elementales, la salida que necesitamos los trabajadores no vendrá de ninguno de ellos. Para muestra basta un botón, al principio de la crisis fueron las direcciones de UGT y CC.OO.  quienes le facilitaron la tarea al gobierno para que envíe a lxs trabajadorxs al ERTE en lugar de que se hagan cargo las patronales, sin despidos, ni rebajas salariales. Luego pidieron que lxs trabajadorxs se esfuercen aún más para salir de esta crisis y ahora es la propia UGT quien está denunciada por aprovecharse de los ERTE para enviar a parte de su plantilla al paro temporal.

Es por ello por lo que cada vez se hace más necesaria la construcción de una nueva alternativa política y sindical, de izquierda, que defienda a la clase trabajadora y no a las patronales. Mientras te invitamos a construirla, consideramos que, a pesar del encierro, nuestros reclamos no deben ser silenciados, debemos expresarnos, hoy será en los balcones, pero la calle es el terreno en el que debemos volver a encontrarnos para que no seamos lxs trabajadorex quienes paguemos los platos rotos de esta crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *