El racismo, el imperialismo y la burguesía británica se manifiestan en la familia real

Corresponsal desde Londres

El racismo está vivo y coleando en la familia real. Si había alguna duda sobre si la familia real dejó atrás sus raíces racistas, ahora estas dudas se caen a pedazos con el testimonio de Meghan Markle en el programa de Oprah Winfrey.

La familia real aprendió mucho de la fallecida princesa Diana. Si algún hombre o mujer quiere formar parte de la familia real, tiene que encajar con el perfil. El perfil es: no debe tener una mente independiente, no puede emitir ninguna opinión sobre ningún asunto serio, no puede y no debe saber de historia o política, debe ser obediente y seguir la tradición de no tener voz. La esposa del príncipe William, Kate Middleton, fue elegida porque encaja en el perfil. Sin embargo, la familia real quedó atónita por la elección del príncipe Harry de casarse con Meghan.

Se le preguntó a Meghan si su hijo por nacer tendría la piel oscura. Era hora de engrasar las mugrientas ruedas reales, de arremangarse y tomar medidas para alejar a Meghan de la familia real. Finalmente tuvieron éxito. Meghan y Harry se ven obligados a abandonar el Reino Unido y renunciar a sus privilegios reales.

El tratamiento de Meghan como mujer negra demuestra el racismo y el sexismo en la sociedad inglesa en general, pero particularmente en la familia real. Es una actitud deplorable. Sin embargo, se puede observar todo el espectáculo para ejemplificar cómo la telenovela real es una parte importante de la clase dominante. La familia real ejemplifica y solidifica la continuidad del imperialismo británico y su historia.

Todo el establishment de la clase dominante británica hará cualquier cosa para proteger y promover a la monarquía. Cuando se publicó que sin duda alguna el príncipe Andrés era un pedófilo, el establishment, desde los principales medios de comunicación hasta los políticos, desde las empresas hasta los partidos políticos, se unió para tomar a Andrew bajo sus alas y protegerlo de la línea de fuego.

El monarca británico siempre ha sido racista. El rey Edward colaboró ​​abiertamente con Hitler. Fue admirador y partidario de la ideología nazi. Colaboró ​​y promovió abiertamente el nazismo. Por supuesto, ese no fue un incidente aislado del que un individuo en particular fuera culpable.

El príncipe Felipe (esposo de la reina actual) fue criado y educado por los nazis. Toda su familia era colaboradora nazi y se casaron o se involucraron con los altos mandos del personal nazi.

 La reina se puso al frente de la cruzada contra la princesa Diana cuando se supo que iba a salir con un árabe. La familia real, los principales medios de comunicación, los políticos, la aristocracia y el resto de la santa alianza volvieron a hacerlo.

El papel del monarca es limitado ya que no puede ir en contra de la política del gobierno. Sin embargo, puede jugar un rol si una institución política se derrumbara en una crisis muy profunda. La monarca, no el primer ministro, es jefa de las fuerzas armadas. Su existencia y continuidad refuerzan la sensación de que el Reino Unido no es un lugar donde se produzcan cambios radicales. La población inglesa parece aceptar a la monarquía como su gobernante. La generación anterior apoya a la monarquía, mientras que la generación más joven parece tener una opinión diferente.

La clase dominante del Reino Unido está atrapada en una versión fantástica del pasado británico. Este pasado fue moderadamente sacudido por las manifestaciones de Black Lives Matter el año pasado. Un movimiento obrero real que encarne a diferentes sectores de la sociedad con demandas legítimas puede cambiar la dirección del curso. Y ese movimiento aún no se ha materializado desde la derrota de los mineros.

Liga Internacional Socialista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *