FMI y los nuevos “Pactos de la Moncloa”…

Para amarrar nuevos ajustes.

Aporte de Jaime Flores.

«Parlem de dret a l’autodeterminació perquè volem recuperar tots els drets: pa, sostre, treball, sanitat, educació, cultura…»  o “Quina normalitat presidente? Retallades? Desigualtat? Obediència al deute? Rescats a bancs? Mireia Vehí de la CUP, en la sesión parlamentaria del 15 de abril de 2020.

“Nuevo” pronóstico por parte del FMI. La idea de “endeudarse” aparece de nuevo en nuestro horizonte como algo que se nos hace creer como un hecho inevitable. Sus predicciones son las siguientes: El PIB caerá en 2020 el 9,1% en Italia, el 8% en España, el 7,5% en la eurozona, el 7,2% en Francia, el 7% en Alemania y el 6% en Estados Unidos; y que, de entre todas las grandes economías, sólo China (1,3%) e India (1,9%) registrarán un crecimiento positivo este año.

Básicamente, el FMI aprecia que se disiparán unos 9 billones de dólares, lo que originan Japón y Alemania juntas, y que el ingreso per cápita se comprima en más de 170 naciones. Pero, como dijo hace unos días Juan Torres López (Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla) en un artículo para Diario Público:de las 134 recesiones que se produjeron en el planeta de 1991 a 2001 sólo supo prever 15 (la fuente de este dato aquí)”.

Hablando desde una experiencia que nos toca de cerca, esto tiene visos de que las medidas de carácter “progresista” que han impregnado Unidas Podemos desde que se hizo el pacto de gobierno junto al PSOE se van a ver minimizadas, puesto que con toda probabilidad se van a ver recortadas hasta límites insospechados, por el seguimiento escrupuloso a la UE que nos indicara Nadia Calviño. Cada vez que vuelva de las  reuniones que se celebren en los próximos meses.

Una pista es la reacción del gobierno ante la propuesta de Iñigo Errejón en su denominada “Tasa Covid-19”. Él ha propuesto, en concreto, añadir dos tramos más en el sistema del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF): uno sería para quien ganase unos 100.000 euros y otro hasta 600.000 euros al año. «La derecha a esto lo llama clase media, la matemática lo llama el 1%», ha asentado. Por otra parte, el diputado de “Más País” ha reclamado un acrecentamiento de 1,5 puntos porcentuales en la recaudación «a quienes declaran más de un millón de euros en el Impuesto de Patrimonio» a lo que la ministra del PSOE, María Jesús Montero, levanto rápidamente el aparato de su partido para acallar una iniciativa tibia y reformista.

Todo ello se debería cumplimentar con al menos otros 6 requisitos:1- Que los bancos, que fueron rescatados en lugar de a las personas, devuelvan lo que se les prestó. 2- Cobrar el IBI a la Iglesia. 3- La monarquía debería dar lo que han robado en los últimos años y su posterior puesta para dejar paso a una República que limpie el nombre de la jefatura del Estado por medio del voto y discusión libre. 4- Desconocer una deuda ilegitima que se lleva pagando desde hace más de 10 años. 5- La corrupción política no solo se paga con imágenes en juicios, algunos encarcelados, pero, sin que den lo que estos mismos sustrajeron. 6- Sancionar a las grandes empresas que aún teniendo beneficios decidan presentar ERTEs.

Hemos de estar atentxs porque se vienen años de ajustes, que se van a atar en esa renovación de “Pactos de la Moncloa” y se ha de responder con calle, aunque los distintos organismos mundiales hagan valer su autoridad intentando prohibir huelgas y manifestaciones por los posibles nuevos contagios.

Para finalizar, animar a que una vez llegada a una cierta “normalidad” se ha de plantear seriamente un polo de resistencia a la izquierda de Unidas Podemos y en esta nueva crisis no es la hora de recordar viejas rencillas particulares. Poniendo las propuestas de la plataforma “Plan De Choque Social” como punto de partida y reivindicación a la vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *