Bielorrusia: la represión se intensifica, el descontento crece

Por Jan Kryzhkevich

El 5 de marzo, los participantes en la conferencia de fundación de la Liga de Asociaciones de Estudiantes fueron detenidos en Minsk. En la conferencia, se planeó establecer un sindicato de estudiantes, realizar elecciones para el liderazgo, adoptar programas de acción, discutir los planes de trabajo de la organización y escuchar los informes de los líderes de las organizaciones estudiantiles locales. A las 18:30 horas desconocidas enmascaradas irrumpieron en el evento, todos los participantes de la conferencia fueron llevados a la fuerza a la comisaría de policía del distrito y al centro de detención temporal. Según la última información, unas 30 personas fueron detenidas.

Así terminó el primer intento legal de crear una organización sindical republicana de estudiantes bielorrusos, un intento de implementar el derecho legal de los ciudadanos de Bielorrusia garantizado por la Constitución del país. De hecho, era extraño esperar un resultado diferente en el estado, donde el tribunal declaró culpable al asesinado Gennady Shutov. Se trata de un conductor que recibió un disparo en la nuca de un oficial de civil de las fuerzas militares de operaciones especiales. En un país donde Aleksandr Kordyukov, que presenció este asesinato, es condenado a diez años en una colonia penal de máxima seguridad por presuntamente utilizar la violencia contra militares, que en ese momento también vestían de civil y provocaron a los manifestantes.

¿De qué tipo de realización de los derechos y libertades civiles podemos hablar cuando las periodistas Daria Chultsova y Katerina Andreeva reciben dos años de prisión por cumplir con sus deberes profesionales: cobertura mediática de eventos de protesta? ¿De qué tipo de ley podemos hablar en un país donde policías, con personas con otros nombres, actúan como víctimas y testigos en los tribunales? En un país donde los jueces se niegan a llamar a testigos por parte de los acusados. En un trance donde los abogados que se han tomado la libertad de defender a los opositores del actual gobierno, terminan en las cárceles por cargos falsos o son privados de sus licencias para sus actividades profesionales.

El régimen tiene mucho miedo a una nueva ola de protestas. La pista de patinaje de la represión está ganando impulso. Limpiar el campo de la protesta tanto como sea posible en poco tiempo es la tarea principal del bloque de poder y del sistema judicial. Este régimen no tiene otra forma de evitar la movilización callejera a gran escala, excepto el aislamiento físico de los activistas y la intimidación psicológica de todos los demás. El poder literalmente “descansa sobre las bayonetas”. Bielorrusia no ha conocido tal escala de violencia y anarquía desde los días del estalinismo y la ocupación nazi. Hasta la fecha, subdivisiones del Comité de Investigación han iniciado 2407 casos penales de la denominada “orientación extremista”. Literalmente, todo lo que contradice las directrices de la propaganda estatal cae bajo el concepto de “extremismo”. Así que Alexander Nurdinov, de 29 años, fue condenado a cuatro años en una colonia de máxima seguridad por arrojar flores a la policía.

Hoy en día, casi cualquier persona puede ser atrapada en la calle o en su propio apartamento, encarcelada, golpeada, mutilada e incluso asesinada. Desde agosto del año pasado, ni un solo funcionario de seguridad ha sido sancionado por abuso de poder, violencia excesiva, golpizas, torturas y asesinatos. Los sospechosos del asesinato del artista de 31 años Roman Bondarenko, que fueron detenidos por la policía en su propio patio para protestar con símbolos (blanco-rojo-blanco) y golpeados hasta la muerte hace cuatro meses, aún no han sido nombrados oficialmente.

Pero el médico del Hospital de Emergencias de la Ciudad Artem Sorokin y la periodista Yekaterina Borisevich fueron arrestados y condenados por difundir información de que el asesinado Roman Bondarenko estaba sobrio (sin alcohol en la sangre), lo que contradecía la versión oficial. Los datos del reconocimiento médico fueron divulgados con el permiso de la madre de la víctima. Sin embargo, Artem Sorokin recibió dos años de prisión con una sentencia suspendida de un año y una multa de 1.450 rublos bielorrusos ($ 580). Yekaterina Borisevich fue condenada a seis meses de prisión y una multa de 2,9 mil rublos bielorrusos ($ 1,160).

Y estos son solo algunos ejemplos de la anarquía total a la que se ha enfrentado recientemente el pueblo bielorruso. Más de 34.000 bielorrusos pasaron por las muelas de la maquinaria represiva, que cada vez es más difícil de detener. Al mismo tiempo, crece el número de quienes particpan personalmente en las represiones del Estado o las apoyan activamente. En primer lugar, se trata de policías, militares, investigadores, fiscales, jueces, propagandistas estatales, funcionarios y activistas de organizaciones públicas progubernamentales.

El objetivo del régimen es simple y obvio: encubrir a la mayor cantidad posible de ciudadanos del país en crímenes de lesa humanidad y justificar la represión. Al estilo jesuita, al declarar este año el Año de la Unidad Nacional, la propaganda estatal está haciendo todo lo posible para encender el fuego de la enemistad y la confrontación entre los bielorrusos. El gobierno está listo en cualquier momento para desatar el terror sangriento y la guerra civil para destruir y reprimir esa parte de la sociedad que hoy representa una amenaza real para su existencia, bajo falsas consignas de proteger la independencia y la soberanía de los enemigos externos.

Es difícil decir cómo se desarrollarán los acontecimientos incluso en un futuro próximo. A pesar de que los bielorrusos continúan realizando protestas callejeras, su número y alcance son muy bajos. El ejército y la policía se apoderan fácilmente de la calle. No hay motivos para esperar que, junto con el calor de la primavera, cientos de miles de bielorrusos vuelvan a salir espontáneamente a las calles. La etapa del elemento de protesta casi ha terminado. En la sociedad bielorrusa ha madurado una demanda real de acciones organizadas y la creación de estructuras de oposición capaces. La unificación de los comités de huelga de tres grandes empresas – OJSC “Grodno Azot”, Novopolotsk “Naftan” y la Planta Metalúrgica de Bielorrusia (BMZ), un intento legal de crear la Liga de Asociaciones de Estudiantes, el trabajo de activistas para establecer la organización política “Nuestro Partido”, la creación de una plataforma digital “Encuentro”, como alternativa popular al parlamento actual, numerosas iniciativas de unificación a nivel territorial, son todos componentes del proceso general de formación de una entidad política única capaz de hacerse cargo de la organización y gestión del movimiento de protesta.

A pesar de una notable reducción de las manifestaciones externas de malestar popular en el invierno, el descontento con el régimen actual sigue creciendo. La intensificación de la represión en un contexto de despidos masivos, un fuerte aumento de precios e impuestos, no deja ninguna posibilidad para una solución pacífica del conflicto nacional entre el gobierno ilegítimo y la sociedad. La base económica de la protesta se fortalece día a día y puede convertirse en un factor decisivo en la conducción de un paro nacional y el derrocamiento de la dictadura.

06/03/2021

Liga Internacional Socialista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *