#EleNão

En Brasil comenzó la campaña contra el ultraderechista misógino.  El 7 de octubre habrá elecciones en medio de una grave crisis económica y política. El tema es que la situación va más allá de lo estrictamente electoral.  En esta ocasión la ultraderecha tiene un candidato con una intencionalidad de voto del 24%, lo que lo ubicaría con posibilidades de ser presidente. Su nombre es Jair Bolsonaro (PSL), una especie de Donald Trump en versión brasilera.

Está capitalizando dos hechos. Por un lado, el retiro de Lula, el candidato más popular que está preso y proscripto, en cuyo lugar se presentará su vice Fernando Haddad. Por otro, aprovecha el descontento existente con la corrupción y los desastres de la vieja casta política brasileña.

Bolsonaro es un misógino, está contra los derechos de las mujeres y expresa lo más brutal del machismo patriarcal.

Al mismo tiempo, se ha generado una fuerte polarización, el rechazo a este facho no se hizo esperar. Fueron las Mujeres Unidas contra Bolsonaro las que desde Facebook iniciaron la campaña #EleNão.

En Brasil, nosotrxs apoyamos las candidaturas del PSOL  junto a Alternativa Socialista que integra Anticapitalistas en Red. Eso no quita que esta campaña nos encuentre impulsando un mismo reclamo. Que casi dos millones de mujeres comenzaran este rechazo, no es casualidad.

Se debe a que en caso de que la ultraderecha ganara, instalaría un curso más reaccionario aún en el poder. Durante su carrera y en la propia campaña ha dejado en claro lo que opina. Bolsonaro es un misógino, está contra los derechos de las mujeres y expresa lo más brutal del machismo patriarcal. Esto, ya de por sí grave, empeora al recordar que se da en el país en donde hace poco fue asesinada Marielle Franco, feminista y luchadora socialista.

Cuando nos agreden, las mujeres nos transformamos en un solo puño para defendernos.

Otro de los focos de ataque de Bolsonaro es la diversidad sexual, a la que defenestra con argumentos de la Edad Media. En consonancia, también reivindica las pasadas dictaduras militares, la represión y la tortura. Desde ya, es un fiel servidor de los intereses de los grandes capitalistas. Este personaje se enmarca en un difícil clima de repudiable recorte de las libertades democráticas como la proscripción de Lula, la militarización de Río de Janeiro y la injerencia militar en decisiones políticas.

Sí hay algo que cada vez está más claro, es que existe una Cuarta Ola Feminista Mundial que nos une: nos tocan en un país y nos transformamos en un solo puño que responde en todo el mundo. Es la solidaridad internacional que hace poderoso al movimiento feminista.

Desde Juntas y a la Izquierda y SOL -Estado español-, estamos haciendo la campaña #EleNão. El sábado 29 de septiembre, participaremos del acto convocado por MULHERES CONTRA BOLSONARO en Barcelona, acción que invitamos a compartir a los colectivos feministas y a todxs aquellxs que rechacen el oscurantismo de la ultraderecha hacia las mujeres y hacia las disidencias sexuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *